martes, febrero 14, 2006

Crónica de un fin de semana II

Esto es otra cosa. Espero que les queden ánimos de seguir leyendo.

Me quedé en que esa noche conocí de verdad a la famosa amiga de la Sra. A. Es otra señora con una edad indeterminada, quien a pesar de tener canas y arrugas se ve entera, creo que así ha sido toda la vida, según lo que cuentan y lo que ella misma cuenta. Me parece que le caí bien porque llevo el nombre oculto de su madre, el tercero para ser más precisa, uno que le descubrieron cuando le celebraron el cumpleaños 90 a su progenitora. Le conté lo que sé de el, que es de origen alemán y que su ortografía se deriva del nombre de un antiguo papa. Esa fue la entrada para la larga conversación. Ella también es alemana, sus dos padres eran de allá. Fue muy gracioso, ví a una alemana grande de ojos azules con el pelo liso blanco con la ternura de una abuela, con el calor de una latina. Una abuela que no tuvo hijos.
La escuché con gusto aunque con afán por ratos, con el tema del horario de Transmilenio no me puedo quedar en todos los lugares tanto como me gustaría, por eso a veces miraba el reloj de la pared, porque yo casi nunca me pongo, a pesar de que sabía era un gesto irrespetuoso para con ella, aun así no recibí ningún reproche. Mientras la escuchaba con atención pensaba en que escribiría acerca de ella acá, en mi blog y heme aquí.
Cuando uno se hace mayor se muere de ganas por hablar con todo el mundo, pero pocos escuchan, de eso soy consciente, por eso quise aprovechar el momento con aquella apenas conocida, fue lindo, al final me contó una de sus más recientes preocupaciones, me dí cuenta de cuán humanos somos, hasta los huesos, hasta antes de morirnos, por más sabiduría que tengamos nos hace falta mucho para alcanzar la del Infinito Universo. Hablamos de fe cortamente pero me gustó, ya me estaba despidiendo, Muca mientras ponía cara de angustia porque no le gusta que la gente se despida.
Ahora que releo las líneas que he escrito hoy veo que el estilo es algo mediocre, muy probablemente se deba a que al tiempo estoy hablando por Messenger con una amiga que está fuera del país, de todos modos no pienso detenerme ni borrarlo todo para escribirlo de nuevo, así es la vida y los blogs son un reflejo de ello, no siempre se habla con tanto estilo, sino que se habla para expresar y este es el caso de hoy.
El viernes en la noche salí tan tarde de aquella casa que terminaron trayéndome a mi hogar otros dos amigos.
El sábado amanecí mejor de un dolor de cabeza que insistí en ignorar el viernes.
Fui a almorzar y al regreso entré a Internet. Terminé de hacer algunas cosas, fui a tender mi cama y luego a ver la 2ª película de Harry Potter, estaba de lo más entretenida hasta que a la altura de la escena donde el protagonista es perseguido por una serpiente gigante el DVD pirata sacó la mano, no quiso seguir ni rogándole. Tuve que resignarme. Esperaré a que mi mamá compre otro o a que mi primo me preste la película, pero la verdad es que se frustró mi plan de ver la película. Lo que alcancé a ver me gustó, pude captar la magia de la historia, misma magia en la que me siento inmersa con todo esto de los blogs y mi historia reciente, pero será dejar el resto de la magia de Harry Potter para otro día. Ví algo de televisión y luego a dormir.
El domingo fue muy parecido, desayuné por enésima vez con un huevo doble yema, cosa extraña porque de la misma bandeja a mi mamá no le ha salido el primero, mientras yo me he comido como 7 así. Luego a Internet a leer ‘bitas’, luego me fui a almorzar y después a comprar helado en alguna tienda. Ahí hice un descubrimiento delicioso, el nuevo invento de CremHelado, paleta de crema con sabor a manzana verde y kiwi, ¡lo conseguí!, comí kiwi helado. Volví a mi casa y más Internet. Respondí algunos comentarios que me han hecho y a las 10 pm me fui a ver una película que me daba mucha curiosidad: Exterminio, es de las típicas que me gustan a mí, me puso a pensar, me absorbió, era europea y además el final fue reloco. El caso es que la ví en Fox, los domingos no dan propagandas así que tuve que esperar hasta el final para ir al baño, pero cuando volví presentaron un final alterno a la película, de verdad me gustó mucho.
Y me fui a dormir, ese fue el fin de semana.

Crónica de un fin de semana I

Esto va a resultar extraño porque tengo hambre y todavía debo escribir en mi diario de papel un interesante sueño que tuve anoche. Ya tomé sopa y quizás tome más, ah no mejor voy a comer un pedazo de queso pero más tarde, ahora debo escribir, debo seguir haciendo consignaciones en el “banco de la salud mental”.
Hoy alrededor de la hora del almuerzo recordaba a mi profesor de Psicopatología en la universidad, es un hombre maravilloso, se le salen las ganas de enseñar por todas partes, nos hacía reír mucho cuando estudiaba con él. Lo recordaba porque tenía una frase acerca de la presentación personal “traten de aparentar salud mental, así no la tengan”. Alguna vez me cayó el ‘guante’ pues me cogió con las uñas pintadas de azul oscuro y de verdad que fue santo remedio, luego cuando llegaba a clase, tarde como cosa rara me decía “muéstreme las uñas”, yo juiciosa lo hacía y él me dejaba entrar complacido al saber que me estaba formando, estaba yendo más allá de la sola enseñanza académica. Pero ya me fui por otro lado, bueno vuelvo al tema central. Lo recordé porque hoy antes de salir a la calle a hacer vueltas de típico profesional independiente (reclamar el recibo para pagar la EPS porque el talonario no ha llegado) me miré con atención al espejo, me ví linda, muy linda, así que decidí no maquillarme, ni siquiera me apliqué corrector para disimular pequeñas imperfecciones, me sentí linda, linda desde adentro y esta cara tenía que exhibirla en la calle sin una gota de maquillaje, porque es la cara de la madurez y de la recuperación, la cara de la fe…
El viernes salí apurada como de costumbre. Quería salir temprano pero nuevamente caí en la falacia de creer que uno puede entrar a Internet sólo a ver el correo y nada, carreta, con tanto blog interesante me quedé un ratotote, para completar es el día de la semana en que una tía viene a ayudarnos con el aseo del apartamento, ella habla tanto como yo, entonces vayan haciendo cuentas, salí como media hora después de lo previsto, apenas y tendí la cama y le pedí a ella que limpiara el polvo de los muebles, cosa que me gusta hacer a mí, pues creo que cuando yo misma limpio mi cuarto lo lleno de luz y de amor propio, por algo es mi refugio.
Finalmente salí y la salida era importante, MUY importante, iba a la oficina a cobrar mi trabajo más reciente. Primero almorcé tan rápido como pude en el restaurante de siempre, salí y me tocó esperar el alimentador un rato que me pareció eterno. El afán era porque después de pasar por la oficina había quedado de visitar a mi tía (ella sí es mi tía en todo el sentido de la palabra, es de la familia de mi papá) en su trabajo para entregarle un perfume que mi mamá le compró a mi abue, es decir mi mamá le compró regalo a la suegra y yo iba a llevárselo. No quería que mi tía tuviera que esperarme pues sé lo que es cumplir horario y más en viernes cuando uno quiere salir corriendo apenas es la hora de salida. El bendito alimentador llegó, me rindió más de lo que creí y eso que cuando llegué a la 15 para hacer trasbordo me demoré, mañas que uno aprende por el camino, pero ahora espero hasta que pase un bus desocupado pues para eso hay hartos y mejor si es nuevo, pero si es de 900 pesos me monto así me toque de pie porque de 100 en 100 pesos me queda más plata para otras cosas. En fin. Llegué a la oficina y todo tranqui, me evitaron la ida al banco porque me pagaron en efectivo, hice los contactos sociales de rigor y rápidamente pregunté si había salido más trabajo para psicólogas, pero nada, triste cosa, esos son los avatares del ‘freelancer’. Así me encaminé al trabajo de mi tía.
Salí de nuevo a la 15 y me tocó buseta nueva y bonita. Habría caminado pero el sol de esa tarde era infame y yo me siento como turista chiviada en Bogotá cuando me toca caminar con ese clima, es que eso de sentirse dizque de vacaciones cuando uno está trabajando es una mamera, de vacaciones sólo por el sol picante.
Llegué al colegio donde está trabajando mi tía, el súper contraste con el sitio donde trabajaba antes, allí la gente tiene el concepto de antejardín y de espacio personal, en el otro lado a lo sumo habían 50 cms u 80 entre la calle y la puerta de las casas, en resumen el sitio es relindo. Entré fácil a pesar de ser la primera vez que iba y de que mi tía hace poco trabaja allá, comenzó este año, me presentó a sus compañeros de trabajo más inmediatos, finiquitó algunos asuntos y luego nos fuimos para Unicentro. Ella me recordó que una de nuestras abuelas postizas (madrina de confirmación de ella y abuela mía por adopción) estaba de cumpleaños ese día, por lo que el plan que yo tenía en mente de ir a Fedco a comprar cosméticos le sonó para comprarle algo, ella iría a visitarla después y obvio, como familia es familia pues me pegué.
Llegamos a Unicentro y de una fuimos a Fedco. Me encanta ir allá, tanto como ir a comprar ropa en Naf Naf. Entramos y yo busqué la crema corporal que quería, paradójicamente fue la única que encontré pero no la compré, pues luego ví una más grande y más barata que me gustó igual, pongo paradójicamente porque cuando busqué las dos faciales que quería comprar…pues están agotadas, carajo, yo que me preciaba dizque de ser consumidora rara, pero nada, hay un montón de viejas en esta ciudad que se untan los mismo menjurjes que yo en la cara. Al final con mi tía compramos un papel de olor para los cajones entre las dos, ese sería el regalo de cumple para la Sra. A y yo me compré mi crema que ha salido muy rica y rendidora.
Salimos de Fedco y nos fuimos a buscar un local donde venden licuados de fruta congelada, yo quería uno de kiwi pero al llegar nos dimos cuenta de que el local había sido reemplazado por uno de hamburguesas y perros calientes, así que ni modo, yo quería gastarle algo a mi tía porque ella ha sido muy buena conmigo, me ha ayudado a conseguir trabajo y quería retribuírselo de algún modo. Terminamos en la plazoleta de comidas en la barra de helados de Crepes, compré dos helados luego de decirle a mi tía que no se preocupara, que los helados son baratos. Así terminé comiendo un cono de brownie y frutos del bosque ¡rica la combinación!, sin embargo quedé con la pequeña decepción de saber que cada vez paso menos por mi centro comercial favorito, tanto que no me dí cuenta a qué horas quitaron el local en mención, creo que era de Frozen o algo así.
Nos charlamos el cono hablando de una amiga de ella casada. Fuimos a la Panamericana a ver la promoción de tarots y otras cartas de las que me habían contado. Luego vimos cuadernos y descubrí con un poco de nostalgia, además del fuerte sonido del reloj biológico que Las Chicas Superpoderosas crecieron, sí, ahora las pintan como todas unas adolescentes, aunque todavía se pueden conseguir unos productos con la imagen de ellas como niñas. Después vimos un teléfono que me gustó para mi casa, cuando tenga una propia, mas pensé “cuando tenga mi casa habrá alguno más moderno”.
Salimos otra vez a la 15 y cogimos un ‘cebollero’ que tardó hora y 20 minutos en llevarnos a nuestro destino, se subieron como 3 vendedores y ‘pedidores’, no compré ni dí nada, como de costumbre. Me enteré de cómo la fe de mi tía fue probada en alguna época de su vida por las ocupaciones laborales, recordé las tardes en que iba a la iglesia de Las Angustias a comer galletas con leche y recordé a uno de los mejores amigos de mi abuelo más querido, fallecidos los dos. También supe que en la 73 con 11 hay un monasterio de monjes enclaustrados.
Llegamos, sí llegamos por fin.
Felicitamos, regalamos y comimos delicioso. La Sra. A es una divina, creo que cumplió 91 años. Estaba con una amiga, me parece que era una especie de pijamada con una de sus amigas más entrañables. Ese día realmente conocí a su amiga. Escribo realmente porque ya me la habían presentado en alguna reunión pero yo mucho cuidado no le había puesto. Ella es muy nombrada en esa casa pero yo no la ubicaba hasta esa noche, me hice amiga hasta de su french poodle, Muca se llama la perrita, hermosa y gorda con moños en las orejas.
Luego de comer estuve hablando con ella durante una hora u hora y media, fue mágico. Me tocó temas muy interesante como el Bogotazo y la muerte, también me contó de las casas de hace muchos años en Bogotá, parecían pequeñas fincas, en fin, me pasa lo que ahora, siento que no tengo tiempo para contar o para escuchar en ese caso tantas cosas interesantes. Ay no, lo siento, el sueño me vence y sigo con hambre, es la 1:22 am y no doy más voy a publicar esto en dos partes. Dormiré, comeré queso y más tarde acabo de contar lo que ocurrió este fin de semana en mi vida.

domingo, febrero 12, 2006

Introspección Profunda


He visto que en otros sitios el autor o la autora del blog hace un listado de un montón de cosas que la o lo describen, que lo o la caracterizan, así que yo voy a hacer lo mismo, sí copietas Y QUÉ, no me da pena, más pena me daría conmigo misma quedarme con las ganas, así que aquí voy.
Esta listica la tengo hace años, en el papel como la mayoría de cosas que escribo, ya verán en las imágenes de mis diarios de papel escaneados:

  1. Tengo un umbral del dolor muy alto, es decir que aguanto mucho, quizás en exceso.
  2. Lo que más me gusta lo hago con más despacio, con más cuidado para disfrutarlo mejor.
  3. No me gusta que un tipo que me interesa me desconozca la voz cuando lo llamo, ojo que ya he llamado antes.
  4. Detesto que me pisen cuando voy en un bus y ni qué decir de que junten sus manos con las mías en las varillas, como si no hubiera más.
  5. Me hice un piercing y no un tatuaje porque dije: "soy tan indecisa que después puede disgustarme el tatuaje, mientras que si la joya no me gustarme la puedo quitar cuando quiera y luego el hueco se cierra". La verdad es que me la he quitado y vuelto a poner por distintas razones, aún cuando el hueco ha estado en proceso de cicatrización, lo cual lleva al punto uno.
  6. Aborrezco el calor excesivo, pero cada vez lo tolero mejor. Todo sea por no tirarme el viaje cuando salgo del país.
  7. Aborrezco el ruido, más cuando estoy durmiendo.
  8. No soporto el contacto físico con desconocidos o con conocidos que me caen mal.
  9. Pocas veces la primera impresión que tengo de una persona cambia y cuando cambia se debe a mi experiencia con ella.
  10. No me gustan los cortes de cabello, manicures (menos los pedicures - nunca me he hecho uno, ni tengo pensado hacérmelo, pues no tengo cayos y si los tuviera creo que entre más los cortara más crecerían-), ni los masajes...bueno si son de mi pareja pues bueno, pero no me mata la idea de ir a un spa y por ende no me gustan los salones de belleza, sólo voy a uno en donde me complacen, les digo: "corten ahí" y cortan AHÍ preguntado antes, así evitan accidentes y luego me peinan, todo en un tiempo record de media hora o menos, perfecto para mí.
  11. No me gusta planchar ni embolar zapatos, ni lavarlos, ah y no uso zapatos de tacón, pues soy alta, muy alta dadas las estadísticas nacionales, así que cuando veo un par de zapatos como para verme bien vestida debo comprarlos y de inmediato, así sean caros, de lo contrario tendré que esperar hasta que otro fabricante cometa el fortuito error de hacer zapatos para altas... y puede pasar mucho tiempo.
  12. Tampoco son fan del lavado. Reconozco que la lavadora es 'la alegría del hogar', pero me doy el lujo de tener mucha ropa así que me la pongo por tandas, cuando una está sucia paso a la siguiente y cuando toda está sucia...pues ni modo tocó lavar, pero eso sí las sábanas las lavo cada vez que las cambio. Mi ropa de 'vacas' lleva entre 9 y 10 meses sin ser lavada, para dar una idea.
  13. La tendida de la cama. Quienes han sido espectadores me han dado opiniones varias, divididas. Para mí tender la cama es quitar todo, hasta la sobresábana y las cobijas, echarlas en el suelo y comenzar a poner una por una, por eso a veces dejo la cama sin tender al salir temprano en la mañana, cuando toca madrugar, ¡qué pereza!, pero prefiero eso a dizque tender la cama estilo americano, estirando las cobijas, para mí eso no es tenderla, así que prefiero dejarla destendida.
  14. Cuando estoy ansiosa o excitada me muerdo y me aprieto los labios.
  15. Cuando estoy asustada además de lo anterior, me llevo las yemas de los dedos a los labios y me muerdo y me chupo los nudillos.
  16. Hablo mucho y me preocupa el silencio en las conversaciones porque temo que no me dejen decir todo lo que estoy pensando, aunque he aprendido de a poco que el silencio de los hombres no significa que estén de mal genio sino que quieren tranquilidad.
  17. La música salsa me es indiferente, no se bailarla y no me preocupa no hacerlo, por eso para mí es un sueño un tipo que no sepa bailar y más que no le guste. Lo único que sé bailar y mediocremente es merengue, me muevo con la electrónica, me gusta, pero no creo que a eso se le pueda llamar bailar.
  18. Me disgustan los vallenatos, las rancheras y la música norteña. Soy capaz de suspender un matrimonio si el día anterior a la boda mi prometido me lleva serenata de mariachis a la casa y me caso con él que me lleve serenata de tangos. Bueno estoy exagerando, si bien para casarse hay que echarle un poquito, pero sólo un poquito de cabeza, lo principal es estar bien, bien enamorada.
  19. Algunas cosas me gustan por temporadas, como por moda, otras me gustan siempre, como el color azul.
  20. Si voy por la calle y siento que algún hombre me atrae o me está mirando porque le gusto, arrastro uno de los pies al caminar.
  21. Al sentirme evaluada tartamudeo, para controlarlo cierro los ojos mientras hablo y bajo la velocidad, así puedo hablar con claridad.
  22. Soy impuntual, generalmente llego con 15 minutos de retardo, pero no incumplida, de que llego llego y si tiene celular llamo para avisar que voy en camino.
  23. Cuando no quiero hacer algo al día siguiente, desde la noche anterior comienzo a demorarme para acostarme, como tratando de hacer evitación anticipatoria del evento.
  24. Sí, en la anterior se me salió el lenguaje técnico, soy psicóloga y detesto que escriban mi profesión sin la P.
  25. Cuando me hablan de un tema que no me interesa o alguien que no me interesa comienzo a divagar con facilidad (léase hacer cerebro flotante como Homero Simpson).
  26. No me gusta que las personas dependan de mí, pero tampoco que me estén mandando. No me gusta responzabilizarme de ellas, he ahí por qué no me gustan mucho los niños y pienso mucho en si tendré hijos o no. Paradójicamente he trabajado haciéndoles entrevistas de admisión, a niñas, para un colegio.
  27. Trabajo en freelance, no me gusta que me controlen y me supervisen, yo sé lo que tengo que hacer y cuándo lo tengo que hacer.
  28. No me gusta ni me rinde hacer cosas que no me gustan.
  29. Me gustan los jeans, los tenis y las blusas.
  30. Mi estilo favorito de decoración es el minimalista.
  31. Me gusta maquillarme suavemente pero no desmaquillarme y me preocupan las arrugas futuras por el uso de maquillaje.
  32. Adoro las cremas, en especial las humectantes.
  33. Detesto los zapatos duros, así se vean lindos. En realidad le presto mucha atención a mis pies. Recientemente cuando estaba pensando en mi rumbo laboral pensé en meterme de modelo, por lo alta y flaca que soy pero cuando recordé que mi mamá tuvo juanetes y que mi papá los tiene, descarté la idea de tajo. Las modelos usan tacones, por más altas que sean, yo no estoy dispuesta a arriesgarme a ello, por eso para mí los zapatos planitos por favor.
  34. Puedo pasar MUCHO tiempo viendo televisión.
  35. Cuando una emoción intensa me invade los ojos se me llenan de lágrimas, puede ser alegría, miedo, tristeza, lo que sea y me es difícil disimularlo aunque me gustaría poder hacerlo porque no me gusta llorar en público y generalmente lo logro.
  36. Puedo pasar más de un año sin ir a bailar, antes que me haga falta, en el momento hacen como dos años, porque ya perdí la cuenta y sigo contando. No es así con el estudio y la lectura, por algo tengo un diploma del ministerio de educación que confirma lo ñoña que soy.
  37. Me enerva más que a las mujeres promedio que me critiquen laboral o académicamente.
  38. Adoro la ropa ajustada y de colores oscuros.
  39. Me cuesta muchísimo negar mis ideales y más aún renunciar a mis sueños.
  40. Soy muy terca, terquísima y eso es piropo, sólo basta imaginarse cuán terco sería un hijo de una cabra y un toro, si existiera, esos, respectivamente capricornio y tauro son mi signo natal y mi ascendente y para completar soy cabra en el horóscopo chino, así que más terca pa’ dónde.
  41. No me luce la hipocresía, soy poco cortés cuando alguien me cae mal, no lo disimulo.
  42. Soy tan sincera que hasta dolorosa puedo ser con los demás, eso sí sin proponérmelo porque soy muy buena, soy muy noble, prefiero sufrir yo antes de herir a alguien a quien amo mucho, pero cuando soy mala soy el diablo.
  43. Cada vez le temo menos al compromiso, cada vez esta princesa rosada quiere más casarse con su príncipe azul.
  44. Soy capaz de hacerle ver a las personas diferentes aspectos de mí, soy como un lienzo en blanco y creo que eso me permite ser sensual.
  45. Me gusta mucho la noche y es en ella donde logro inspirarme más, prueba de ello es la hora a la que estoy pasando esta lista del papel a electrónico 10:50 PM.
  46. Tengo muy buen ojo fotográfico, es uno de mis dones, aún cuando uso gafas. Tengo astigmatismo y miopía, no me interesa operarme ni los lentes de contacto, creo que las gafas hacen que la gente vaya más allá de mi belleza física, pues ni fea soy. Las gafas hacen parte de mi personalidad.
  47. Me atraen los círculos sociales altos y la vida cómoda, pero no me gustaría depender del todo, económicamente de un hombre.
  48. Me gusta más atender más pacientes animales que humanos.
  49. Las personas toman muy en serio lo que digo aún cuando a veces estoy bromeando.
  50. Tiendo a ser tomada como líder en ciertas ocasiones, sobretodo por los conocimientos que poseo. ¿Será por eso o porque parece que sé?
  51. Proyecto autoridad y respeto, con frecuencia me dicen señora.
  52. Me encantan los animales y me entiendo bien con ellos.
  53. Escribo bien y me gusta hacerlo. Para escribir debo leer mucho o documentarme bien, pues mi capacidad de síntesis es amplia.
  54. Para informarme acerca de un tema prefiero investigar antes que preguntar a una persona, suelo hacerlo acá en Internet y no en bibliotecas, pero éstas últimas me parecen fascinantes.
  55. No me gusta hacer vueltas o diligencias, por eso me demoré 6 meses en sacar el RUT luego de graduarme, sin embargo estoy convencida de que lo mío es trabajar independiente. Tampoco pienso sacar mi tarjeta profesional a menos que sea estríctamente necesario, además esos 30 mil pesos pueden tener un fin más glorioso, ¡¡¡comida!!!
  56. Sí para mí hay 3 cosas deliciosas, una es obvia pero con amor y las otras dos son comer con hambre y dormir con sueño, ojalá hasta bien tarde porque es una mamera cuando uno lleva madrugando varios días y el cuerpo se acostumbra a despertarse temprano solo, sin despertador, así no haya motivo importante.
  57. Mi enfoque psicológico es bio.
  58. Adoro hacer manualidades, se me pasa el tiempo volando y muy tranquilamente, además la creatividad se me da.
  59. No me gustan mucho los gimnasios porque me parecen demasiado fashion, pero últimamente me dan como ganas de ir a uno sólo para aprender pilates, me parece un ejercicio súper bueno, luego dejaría las clases para ser autodidacta como en muchas otras cosas, como cuando aprendí yoga hace 4 años y lo sigo practicando en mi rica colchoneta.
  60. Otros ejercicios o deportes que me atraen son el tai-chi y el kick boxing, sobre todo el segundo porque me parece ideal para hacer catarsis.
  61. Me gustan las comodidades y creo tener vocación para ser millonaria.
  62. Me gusta mucho viajar y mejor si es en buena compañía.
  63. Si estoy mucho tiempo haciendo una misma actividad me aburro rápidamente.
  64. Me gusta el jazz y las bandas británicas y la new age.
  65. No me gusta hacer oficio.
  66. No me gusta compra ropa por mi naturaleza, el gusto lo heredé de mi madre por modelamiento.
  67. Soy buena ahorrando, hasta un poco tacaña pero no con la gente que quiero y con la gente que amo soy generosa.
  68. Me gusta mucho caminar, en especial cuando las actitudes de los hombres parecen más de mujeres, así evito armarme video, camino y camino como una forma de meditación y ni siento cuánto caminé al final, quedo divinamente, con la mente clara y tranquila.
  69. Hasta hace unos meses meditaba en posición de loto y toda la vaina, pero descubrí que andaba mucho en la nube y decidí bajarme más al mundo material.
  70. En el 2003 descubrí que no era tan tonta emocionalmente como creía.
  71. Sólo he tenido dos novios en mi vida.
  72. Me puedo emborrachar pisando tapas, pero en realidad nunca me he 'rascado'.
  73. Prefiero no beber pero si lo hago me quedo con el vino y mejor si es vino de uva, pero no ese moscato pasito terrible que alguna vez fue el causante de una prenda en la que me quité el pantalón, me puse un pareo y me puse a bailar danza árabe.
  74. Soy hija única.
  75. Desde hace años quiero vivir cerca de la 106 con 7ª.
  76. Me aburro si desayuno todos los días lo mismo.
  77. Prefiero la comida de sal que la de dulce.
  78. El helado me gusta de vainilla y de frutos del bosque.
  79. Me encanta probar comida exótica, en especial la oriental.
  80. Prefiero viajar por aire que por tierra.
  81. Tomar café en cualquiera de sus presentaciones hace que me de hambre.
  82. Me encanta escribir, creo que es la mejor forma de catarsis que existe.
  83. Confío muchos en mis amigos.
  84. Soy buena amante, lo sé no porque me lo digan sino porque me basta con ver la cara de satisfacción en el rostro de mi pareja.
  85. Soy buena amiga.
  86. Me duele cuando la gente que quiero se olvida de mi cumpleaños.
  87. Cuando amo a un hombre lo entrego todo, aun a sabiendas de que luego puede ser doloroso.


  88. Soy flaca, para mis 1.80m de estatura sólo peso 55 kilos. Bueno, 1.80m según la última medición médica, pues duré años creyendo que medía 1.76m basada en el metro de mi casa (me medía descalza).

  89. Cuando voy a la playa amo aplicarme bloqueador con factor de protección solar 50 o más, mejor si es bien espeso y la piel me queda blanca, pues entendí que el bronceado es una forma que tiene la piel de defenderse de la exposición al sol.
  90. Casi nunca me da gripa, pero tengo rinitis alérgica, la cual se me acentúa cuando me guardo lo que siento.
  91. Casi siempre cargo un paraguas grande cuando salgo.
  92. La lasagna es lo que mejor me queda aunque no es mi plato favorito.
  93. El ajiaco me queda exquisito como buena rola que soy.
  94. Mi color favorito es el azul, el cual creo que es el de la mayoría de la gente, de ahí el invento de la comida azul.
  95. Soy tan rola que hasta nací en la Clínica Bogotá.
  96. Nací un lunes pero mi mamá tuvo dolores de parto desde el viernes anterior.
  97. Como mi abuelito paterno decía llegué de 3 días de nacida a la casa, por eso quiero más a la familia de mi papá que a la de mi mamá.
  98. Soy muy consentida.
  99. Durante 11 años fui nieta única en la familia de mi papá.
  100. El perro que más me duró estuvo 12 años y medio conmigo, era un french poddle, por ende defiendo a esa raza digan lo que digan.
  101. Ando pendiente de prender el televisor para ver cuanto noticiero hay aunque no les ponga mucho cuidado.
  102. Veía Plaza Sésamo y El Tesoro del Saber cuando era niña, además de toda la primaria por televisión en las tardes y también Carrusel, el de la profesora Ximena y Cirilo.
  103. Me encantan los muñecos de peluche y las únicas muñecas que me han gustado son las Barbies.
  104. La Coca Cola sin gas me encanta. La sirvo y espero a que no le quede ninguna burbuja, bueno de vez en cuando porque como muy sano.
  105. En raras ocasiones me como más de una hamburguesa al mes.
  106. Las hamburguesas de El Corral me parecen secas por eso casi no me gustan, prefiero las de Charlie’s pero mis favoritas son las de pollo apanado de El Rodeo.
  107. Me gusta el humor negro, más si es arribista.
  108. Casi no veo novelas, soy muy desjuiciada para cogerles el hilo.
  109. He tomado 3 niveles de reiki.
  110. Y basta, suficiente de escribir acerca de mí.

jueves, febrero 09, 2006

Los hombres, sus corazones y otros asuntos emocionales

Me gusta muchísimo leer lo que escriben los hombres para saber un poco más de lo que hay en sus corazones. Siento que a ellos les cuesta mucho saber lo que realmente hay en él, no es una crítica ni un juicio, es simplemente una observación acerca de su naturaleza, sin embargo también hay algunos que tienen el cerebro feminizado, sin ser gays, los cuales saben mejor que otros lo que sienten, sin embargo siguen siendo minoría, yo acá quiero escribir acerca del grueso de los hombres.
Así todos sean hombres no son iguales. Desde adolescente comencé a caer en la tentación de querer calificar despectivamente a tal género, pero no sirvió de nada. Yo sigo siendo una romántica e idealista empedernida, aunque por unos meses les dí unas vacaciones a esos rasgos míos, pero es cierto, hacen parte de mi esencia. En esa trampa caí y me creí capaz de dizque rumbiarme con un tipo y luego dejarlo botado, pues ni lo uno ni lo otro, ni me lo rumbié ni lo dejé botado, menos mal que eso pasó, no porque se haya sentido rico sino porque con esa experiencia aprendí muchísimo y no perdí tanto como pude haber perdido. Recuerdo que ese niño me dijo: “aprenda a querer con la cabeza, no quiera con el corazón, porque cuando uno quiere con el corazón duele” y más adelante cuando se le resistió a la cobardía y a su propio ego, cuando decidió que era justo conmigo decirme que no me quería más cerca de él me dijo: “yo creía que lo más puro en la vida eran las mujeres, así me lo enseñaron en mi casa, pero con el tiempo me di cuenta de que no es así, las mujeres pueden ser lo peor de este mundo cuando se lo proponen”, esa es una de las frases que más recuerdo de aquella escena, si quisiera recordar más bastaría con leer mi diario de papel de esa época, mas ahora no es indispensable, lo que no puedo dejar de anotar, con otra conversación parecida de tan reciente data, es que al parecer en esos momentos cuando todo acaba o cuando al menos parece que todo acaba, pues nadie sabe qué hay en la mente del Universo, las personas nos abrimos más, “le ponemos una cremallera al alma”, desaparecen las cerraduras inexpugnables y el ser humano se muestra como es, eso creo, no sé si soy muy inocente o muy buena, no creo siquiera que sea lo último, pues los extremos están en todos los seres humanos y nosotros escogemos en que lugar del continuo nos paramos.
Sí, la lección que aprendí aún está siendo procesada pero como en su momento se lo dije a quien debía GRACIAS, no sólo era “gracias por escucharme”, era gracias porque al buscarme para saber qué me pasaba me demostraba que aún queda gente que vale la pena, me demostró que está creciendo, que está madurando, me corroboró que es un proceso que no para, ni siquiera con la muerte, me gustó saber que yo también estoy creciendo, que no soy tan bruta emocionalmente como creía, que aunque le puse una pausa de un año a mi vida (razón por la que me regañé seriamente) he madurado, que los años llegan con sabiduría, ese regalo que nadie quita, ese regalo que nadie da sino que hay que ganarse.
Pues sí, crecimos. Y yo sigo amando con el corazón, no con la cabeza, con todo y porrazos.
Sentí después de “filmar esa escena” que la sangre corría por mis venas con más vida que antes.
A pesar de los totazos, el del presente y los del pasado hay muchas cosas que son claras para mí. “Uno no sabe dónde saltará la liebre” es decir que no se debe satanizar el hecho de estar íntimamente con una persona a la primera oportunidad, de ahí puede surgir el amor, pero tampoco “se deben poner todos los huevos en la misma cesta”, es decir que es irreal creer que saltando de cama en cama se encontrará al príncipe azul, verde, amarillo o del color que se quiera y eso que soy romántica e idealista, no lo olvidemos.
Uno no se enamora todos los días, ni siquiera todos los años, por eso cuando se tiene la sospecha de que se está al frente de quien podría ser el amor de la vida hay que luchar con dientes, uñas, corazón, alma y en resumen con todo el ser.
Quedan hombres y mujeres que valen la pena ser luchados. Si al final o sólo por el final de momento las cosas no salen bien es mejor retirarse un ratico, pasar el guayabo emocional y luego entrar a la “circulación” de nuevo. Si uno se la pasa jugando a “un clavo saca otro clavo” difícilmente sabrá si en primer lugar se quiere siquiera a sí mismo / a.
La fe es una columna en la que siempre podremos recargarnos cuando nos sintamos desfallecer, empero es una columna que sólo cada uno puede construír.
“Ave, busca a las de tu mismo plumaje”, como dijo CT, por algo cuando el hombre o la mujer se pone a jugar sin descanso al casanova sus amigos se abren. Porque es cierto “al que anda entre la miel algo se le pega” y “dime con quién andas y te diré quien eres”. Si uno ve un tipo re-perro junto a otro o a una niña descomplicada junto a otra, la ecuación se resuelve tan fácil como 2+2.
Sí, yo tampoco puedo tirar piedras, yo también me he quedado callada esperando a que las cosas se resuelvan por sí solas, pero luego me he dado cuenta de que lo mejor es hablar lo antes posible, aunque eso, hablar siempre será más fácil cuando alguien te escucha y aprende su importancia. Sin embargo no es excusa, si uno quiere que lo oigan hay “formas decentes de gritar”.
Como mi mejor amigo me lo pronosticó terminé regañando aunque no me lo proponía, pero tampoco imaginé que el Universo me fuera a dar una oportunidad para descargar mi alma, se lo agradezco a los dos: al Universo y a quien me ayudó con el desembarque. Pero ¡qué carajos!, sí he madurado, al final la situación se aclaró y quedamos bien.
Una cosa más, es mejor intentar no hacer daño a nadie, ni por actos ni por omisiones. En la medida que cuidemos nuestras expresiones será más probable que la gente con la que nos encontremos sea la indicada, los príncipes y las princesas de nuestras vidas multicolores. Es mejor no preguntar “¿qué he hecho para merecer esto?”, pues muy seguramente ya hemos hecho algo, se lo hemos hecho a otra persona y ahora sólo estamos recogiendo la cosecha, a eso le llaman karma en la India y yo lo he comprobado. Es conveniente sincronizar lo que decimos con lo que pensamos y con lo que hacemos. No podemos pretender llamarnos “creyentes en el amor” para salir el fin de semana a levantar con la filosofía del chino: “lo que se mueva es comida”.
Y para terminar algo que no he comentado. Los matrimonios de antes duraban por diversas razones, yo me limito a decir que prefiero seguir creyendo en el amor, en el amor eterno y maduro, el amor que necesita de trabajo duro para mantenerse vivo. Aún hace falta pedalear mucho para lograr uno así, pero no pierdo la fe.

“Toda relación se convierte en un ser vivo que ha sido soñado por dos soñadores”.

miércoles, febrero 08, 2006

Muchos me conocen

Muchos de ellos, de sus amigos me conocen, saben quién soy yo, saben quién es él empero no saben que lazo nos unió.

Yo me mantengo al margen, hasta donde puedo permitírmelo, no invado sus espacios y él tampoco invade los míos, pero nuestros gustos son tan parecidos… hasta en eso nos parecemos, nos gustan las personas que se parecen a nosotros mismos, pues al oírlas hablar nos sentimos halagados.

Yo seguiré hablando con ellos y él seguirá hablando con ellos, seguirá siendo amigo de ellos y yo seguiré esforzándome por guardar el secreto, así ellos, los amigos de él, lleguen a ser mis amigos.

¿Qué significará?

Ayer se me derramó el café con leche en polvo, la sal y la cocoa también en polvo.
¿Qué significaría tanto derramamiento?, horas después lo descubrí, significaba que tendría que ponerle una cremallera de improviso a mi alma, luego debí abrirla y dejar que todo cuanto sentía saliera…dolor, heridas, porrazos, sueños maltrechos…pero como en el mito de la caja de Pandora al final salió algo positivo, salió la fe o la hermana mayor de la esperanza como le digo yo, salió la fe y sigue creciendo y yo a cada segundo estoy más tranquila.

domingo, febrero 05, 2006

Deberían existir los condones para el corazón

Esta es una idea que me ronda la cabeza desde hace tiempo. La primera vez que llegó a mi mente fue cuando una amiga muy cercana tuvo uno de aquellos encuentros sexuales con un hombre del que estaba enamorada o del que al menos comenzaba a enamorarse. Al terminar de escuchar la historia le dije que deberían existir los condones para el corazón, de inmediato ella estuvo de acuerdo conmigo, y es que es cierto.
Cuando uno se mete a la cama con alguien en una de las primeras cosas que piensa es en “yo no quiero chinos ahorita” o “no quiero que se me pegue alguna vaina rara”, bueno, eso si es que uno piensa, al menos yo lo hago. Con amor y todo y por más madura que me sienta, ahora no me creo tan boyante en mi economía como para mantener un niño, además tengo suficiente amor propio y amor a la vida como para no encontrarle gracia a tener que acudir a tratamientos médicos para recuperar mi salud o para extender mi existencia, pero debo reconocer que ahí para el tema de la protección, sin embargo creo que todos, o al menos las mujeres deberíamos ir más allá.
En algunas ocasiones uno sólo quiere sexo carnal y apasionado, puse uno, pero la verdad no me incluyo en ese grupo, para intimar con alguien necesito al menos sentir cariño por esa persona y mejor si es amor puro y real, así el sexo es fuera de este planeta, por ello no soy de meterme a la cama con el primero que se aparezca, pero no quiero desviarme del tema inicial.
A veces las mujeres entregamos todo, hasta el cuerpo a un hombre creyendo que él lo valorará tanto como nosotras lo valoramos a él pero resulta ser de otra forma.
Creo que cuando uno se mete a la cama con alguien debería pensar más allá de la pura protección física, debería pensar en la protección emocional, debería uno poder entregarse poco a poco, “debería” maldita palabra que nos hace la vida de a cuadritos tantas veces, pues pienso que es peor arrepentirse de lo que se hizo que de lo que no se hizo, pero que igual es negativo arrepentirse, uno ‘debería’ evitar por completo el arrepentimiento en la vida, pues es un gasto estúpido de energía, ni siquiera sirve para cambiar el pasado.
Cuando uno está con el agite de la excitación sexual apenas y piensa en alistar los condones y en darle rienda suelta a la faena, quizás hasta se acuerde de sacar el Kama Sutra o algún libro de Tantra para mejorar el desempeño pero poco se piensa en las emociones, se las siente, se las goza, se intensifican pero no más y como otro dicho que alguna vez inventé “hormona frita neurona”, ay pero qué le hacemos, los seres humanos somos así, si el amor y las relaciones fueran más mentales que emocionales, sentimentales, pues no serían tan complicadas pero tampoco serían tan intensos y hermosos como lo son, de todos modos no estaría de más tener condones para el corazón, en la caja debería rezar así USO: Utilice una película por relación sexual si aún no ha escuchado las palabras te quiero / te amo de él /ella. No utilice la película en más de una ocasión pues corre el riesgo de salir herido(a). ADVERTENCIA: Si su pareja sigue manteniendo relaciones sexuales con usted sin expresarle sus sentimientos por más de x meses, consulte con su terapeuta (brujo, chamán, psicólogo, matrona, amigo perro, amiga descomplicada, etc.) de confianza. La x cada quien la llenaría a su gusto, yo no pongo mi cifra porque como la de cada quien es muy personal y depende de la historia.
Y no fui feminista, léase bien la advertencia que es políticamente correcta.
Ojalá existan alguna vez y Dios bendiga al genio que logre llevar a la realidad este invento.

miércoles, febrero 01, 2006

Depende de la posición

Depende de la posición
Este blog lo he comenzado varias veces, lo he publicado y luego lo he borrado. He redactado mentalmente varias introducciones y ni siquiera tengo la certeza de que estas letras las vaya a leer alguien algún día, alguien además de mí, sin embargo necesito hacerlo. Soy una más de las personas de mi ciudad que necesita desahogarse de algún modo, ya como que el diario de papel y las conversaciones con los más amigos no son suficientes, hace falta gritar de algún modo y para mí este método resulta perfecto.
Quiero contar mi historia y que en algún momento él la sepa. Quiero escribirla de una sentada así me duela la cintura de tanto estar en esta posición, pero paradójicamente no quiero dañar a nadie, comenzando por mí misma, por eso no doy suficientes datos para no ser ubicados.
El domingo comencé escribiendo 4 horas y media en mi diario de papel. El es como una mascota fiel que me abre de par en par sus hojas limpias para que me desahogue. Fueron 4 y media horas muy prolíficas pero no suficientes, ayer terminé el relato luego de otras dos horas más pero ahora a lo que vengo.
Hace 3 años conocí a una mujer interesante, ella sigue siendo mi amiga aunque no hablemos tanto ni con la frecuencia que nos gustaría. Como en uno de los blogs que leí hace poco, creo que poco a poco perdemos batallas y debemos ceder terreno frente a las obligaciones para mantenernos y tener de qué comer.
¡Cagada no ser millonaria! creo que hasta vocación tengo para ello, pero sí debo trabajar para comer y todo lo demás.
No pongo el vínculo del blog donde leí la historia de ese niño / hombre con retardo mental que le está ganando la guerra a un barrio completo y como mínimo a tres generaciones, pues como pongo arriba no me decido a salir del anonimato, al menos no todavía. Prefiero que él se entere cuando Él de Arriba lo decida, cuando eche sus dados para que eso ocurra, por ahora he hecho un trato con Él y estoy tratando de interferir lo menos posible con sus planes. Le estoy dejando en sus manos mi vida como nunca antes lo he hecho, me estoy abandonando a mi gran fe, porque como dicen las abuelas "Él todo lo puede" y Él tiene más claridad de lo que se debe hacer.
Volviendo a esta mujer maravillosa que se convirtió en mi amiga y en mi apoyo por esos días, de ella escuché una historia que por entonces me pareció bellísima, encantadora y romantiquísima. Hacía años había conocido al que ahora es su esposo. En un día de desparche con sus amigas visitó un batallón, llenito de soldados, para ella todo era sólo un plan, pues recién había salido del colegio. Uno de los uniformados quedó anonadado con ella, sí, amor a primera vista y amor para siempre, ella muchas bolas no le paró, era un tipo más y ya. Él se las arregló para conseguir su número telefónico y seguirle la pista, pero para ella era uno más, ni le gustó.
Pasaron los años, literalmente y él tuvo novias como por tenerlas, porque así dicta la costumbre y el medio, pero en su corazón seguía la mujer de la que quedó prendado en esa visita que le hizo a su batallón, mientras él prestaba el servicio obligatorio.
Él entró a la universidad a estudiar lo que quería, al menos eso, ya que la mujer que él quería no lo quería a él, pero el tiempo pasó y la constancia alcanzó lo que la dicha no logró. El contacto se volvió a lograr, ella también había tenido novios, pero a diferencia del ex-soldado ella sí los había amado. En un espacio tiempo el logró meterse en su vida, muy desde adentro y finalmente la historia tuvo un final feliz. Luego de otros tantos años de noviazgo se casaron y al parecer viven felices, digo al parecer porque yo no vivo con ellos, pero así los veo.
Él no ha podido ejercer mucho su carrera, pero tiene a la mujer que ama a su lado. En líneas generales la historia es linda, así me lo pareció a mí cuando ella me la contó y yo la acompañé.
Pasó el tiempo y yo en el 2004 tuve un novio, el segundo en toda mi vida. Lo amé con locura, de la única forma en que sé hacerlo, me entregué a él completamente y hasta quise unir mi vida a la de él, él lo supo y me dejó subirme en esa nube, él dice que lo hice muy feliz, hasta hace un tiempo le creí, ahora lo dudo, pues si lo hice tan feliz ¿por qué me dejó?. Pues sí, nuestro amor fue eterno mientras duró o quizás lo siga siendo, sólo que con mi ignorancia típica de ser humano no veo el cuadro completo que Dios tiene preparado para los dos, juntos o separados (esta palabra me hace doler el alma).
Como ya avisé luego de 8 meses todo terminó, yo estaba preparada para meterle el hombro, ¡qué digo el hombro!, todo mi ser para lograr que la relación siguiera y prosperara, pero como una relación de pareja suele ser de 2, escribo suele porque se han visto casos, pues me tocó retirarme, no sin mucha tristeza y dolor.
El tiempo pasó, algo más de un año. Yo intenté seguir los consejos que él en contactos subsiguientes me dió. Salí y conocí otros hombres, hasta hice un amigo que todavía conservo y es él uno de los que me escucha cuando lo necesito, lo mejor es que no me juzga ni me regaña, esos amigos son oro. Pero eso es él, un gran amigo, él era uno de aquellos que nombran en algún blog, el tipo 10 pero de química nadita, sólo la emoción de conocer a alguien nuevo, pero además como me cargo la intuición de 10 brujas juntas... o bueno, sin exagerar como de una y media, olí antes de que él me contara que andaba saliendo con alguien y yo ahí si no me meto. Ya lo hice alguna vez sabiendo lo que me esperaba pero igual fue doloroso, entonces decidí partir por lo sano y confesarle lo que mi corazón todavía me dice mientras escribo "tú lo amas a él", sí, le dije que era un partidazo pero por lo mismo no quería hacerle daño y ya, amiguitos.
De los otros no hay mucho que contar. Me dí cuenta de lo valiosa que soy, que estoy re-buena (modestia aparte), que soy capaz de enloquecer a cualquier hombre, pero como lo que se hereda no se hurta estoy considerando si será que heredé la pésima elección de pareja que se da por la familia de mi mamá y la adicción a algunas sustancias que se ha dado en la familia de mi papá, sólo que yo me hice adicta a los hombres, pues no sé, quizás para abril, mayo o junio tenga una respuesta, obviamente espero sea favorable para mí.


Y como dice otro blog "vuelve la burra al trigo" o la cabra, cabra por capricornio y cabra por el horóscopo chino, con ascendente en tauro, en resumen un tierrero, todos signos de tierra y terca hasta puntos inimaginables.
Durante ese año que no fuimos novios yo no dejé decaer el contacto. Cada dos o tres meses me aparecía con alguna excusa lo suficientemente aceptable como para no parecer TAN patética. Él también hizo lo propio por mantenerme como 'arrocito en bajo', yo lo acepté, soy conciente de ello. Pasó más tiempo y lo volví a ver. Sentí que quizás estaba saliendo con otra persona pero me hice la sorda con mi intuición, de todos modos él no me iba a decir si se lo preguntaba, suele amurrallarse cuando deseo saber algo y él está decidido a callarlo, además también es terco, tauro también, aunque hasta donde sé con ascendente en libra, combinación complicada, perfecta para mí, pues cuando encuentro un tipo normalito, pues nada, no me gusta, me aburre.
Llegó diciembre, para mí llegó más o menos con la novena, pues entre tanto trabajo, pero rico porque en mi caso entre más trabajo más plata, Dios bendice a los independientes, sólo aterricé en ese mes para esa época. Las excusas para llamarlo llovían y yo con los baldes puestos para recogerlas. Él comenzó a modular su voz ajustándola en la posición de "novio divino", yo obvio, con lo enamorada o masoquista que soy pues me decía "esto va bien, vamos a volver" y razón tenía. Le pasé que no me llamara a decirme felicidades ni para año nuevo, ni para navidad ni para mi cumpleaños que son todos en la misma época. Y como decía volvimos, volvimos a hacerlo, pero de novios nada, como dice la canción "usted abusó, usted sacó provecho de mí", pero no mentiras, tan así no fue, yo también quise y la pasé rico, pero como mujer que soy esperaba que fuera el preámbulo para la segunda parte. Yo SÍ creo en las segundas partes Y QUÉ. Para la muestra Terminator, Depredador y Mi primer beso. Además se de casos en que la segunda parte llevó al matrimonio y todavía están juntos.
Bueno hasta ahí la cosa no era tan terrible, pero pasó el tiempo y el mundo es tan pequeño como un anillo.
Cuando me desocupé el sábado pasado, 28 de Enero de 2006, fecha que tampoco olvidaré, me dediqué a subir unas fotos a mi tarjeta de contacto y luego me puse a ver los blogs de algunos conocidos. Uno me llamó la atención, estaba entre sus favoritos, lo ví, ví los comentarios de la cajita con ascensor y un nick llamó mi atención, era el de él. Entré a su blog y supe que no acabo de conocerlo y además que está enamorado de otra mujer desde antes de conocerme, una de dos enamorado o encacorrado como dijo una amiga, pero de allí además de la rabia, la adrenalina, el dolor, la exclusión y el engaño me surgen varias preguntas: ¿cómo es que no se ha cuadrado con ella?, ¿para qué carajos se cuadró conmigo si ya tenía claro que ella es la mujer de su vida?, entre otras, pero este par es una muestra de ellas.
Las repuestas pueden ser rápidas y obvias, tiene miedo, baja autoestima y una que sale de mi escrito es pues por costumbre y por el medio, eso creo, no me he atrevido a preguntarle, como ya dije no quiero interferir con planes divinos.
Ay qué rico, ya me siento mejor, creo que voy a publicarlo.
Moraleja: Todo depende de la posición. Cuando yo era amiga del amor de la vida de un hombre dije "ay tan divino" y ahora que sé fuí parte del espectáculo de entretiempo en la vida de un hombre que tenía claro hacía rato a quien quería digo "así que esto es decepción", por eso digo que todo depende de la posición.