martes, febrero 14, 2006

Crónica de un fin de semana II

Esto es otra cosa. Espero que les queden ánimos de seguir leyendo.

Me quedé en que esa noche conocí de verdad a la famosa amiga de la Sra. A. Es otra señora con una edad indeterminada, quien a pesar de tener canas y arrugas se ve entera, creo que así ha sido toda la vida, según lo que cuentan y lo que ella misma cuenta. Me parece que le caí bien porque llevo el nombre oculto de su madre, el tercero para ser más precisa, uno que le descubrieron cuando le celebraron el cumpleaños 90 a su progenitora. Le conté lo que sé de el, que es de origen alemán y que su ortografía se deriva del nombre de un antiguo papa. Esa fue la entrada para la larga conversación. Ella también es alemana, sus dos padres eran de allá. Fue muy gracioso, ví a una alemana grande de ojos azules con el pelo liso blanco con la ternura de una abuela, con el calor de una latina. Una abuela que no tuvo hijos.
La escuché con gusto aunque con afán por ratos, con el tema del horario de Transmilenio no me puedo quedar en todos los lugares tanto como me gustaría, por eso a veces miraba el reloj de la pared, porque yo casi nunca me pongo, a pesar de que sabía era un gesto irrespetuoso para con ella, aun así no recibí ningún reproche. Mientras la escuchaba con atención pensaba en que escribiría acerca de ella acá, en mi blog y heme aquí.
Cuando uno se hace mayor se muere de ganas por hablar con todo el mundo, pero pocos escuchan, de eso soy consciente, por eso quise aprovechar el momento con aquella apenas conocida, fue lindo, al final me contó una de sus más recientes preocupaciones, me dí cuenta de cuán humanos somos, hasta los huesos, hasta antes de morirnos, por más sabiduría que tengamos nos hace falta mucho para alcanzar la del Infinito Universo. Hablamos de fe cortamente pero me gustó, ya me estaba despidiendo, Muca mientras ponía cara de angustia porque no le gusta que la gente se despida.
Ahora que releo las líneas que he escrito hoy veo que el estilo es algo mediocre, muy probablemente se deba a que al tiempo estoy hablando por Messenger con una amiga que está fuera del país, de todos modos no pienso detenerme ni borrarlo todo para escribirlo de nuevo, así es la vida y los blogs son un reflejo de ello, no siempre se habla con tanto estilo, sino que se habla para expresar y este es el caso de hoy.
El viernes en la noche salí tan tarde de aquella casa que terminaron trayéndome a mi hogar otros dos amigos.
El sábado amanecí mejor de un dolor de cabeza que insistí en ignorar el viernes.
Fui a almorzar y al regreso entré a Internet. Terminé de hacer algunas cosas, fui a tender mi cama y luego a ver la 2ª película de Harry Potter, estaba de lo más entretenida hasta que a la altura de la escena donde el protagonista es perseguido por una serpiente gigante el DVD pirata sacó la mano, no quiso seguir ni rogándole. Tuve que resignarme. Esperaré a que mi mamá compre otro o a que mi primo me preste la película, pero la verdad es que se frustró mi plan de ver la película. Lo que alcancé a ver me gustó, pude captar la magia de la historia, misma magia en la que me siento inmersa con todo esto de los blogs y mi historia reciente, pero será dejar el resto de la magia de Harry Potter para otro día. Ví algo de televisión y luego a dormir.
El domingo fue muy parecido, desayuné por enésima vez con un huevo doble yema, cosa extraña porque de la misma bandeja a mi mamá no le ha salido el primero, mientras yo me he comido como 7 así. Luego a Internet a leer ‘bitas’, luego me fui a almorzar y después a comprar helado en alguna tienda. Ahí hice un descubrimiento delicioso, el nuevo invento de CremHelado, paleta de crema con sabor a manzana verde y kiwi, ¡lo conseguí!, comí kiwi helado. Volví a mi casa y más Internet. Respondí algunos comentarios que me han hecho y a las 10 pm me fui a ver una película que me daba mucha curiosidad: Exterminio, es de las típicas que me gustan a mí, me puso a pensar, me absorbió, era europea y además el final fue reloco. El caso es que la ví en Fox, los domingos no dan propagandas así que tuve que esperar hasta el final para ir al baño, pero cuando volví presentaron un final alterno a la película, de verdad me gustó mucho.
Y me fui a dormir, ese fue el fin de semana.

0 comentarios: