miércoles, junio 07, 2006

Menos de 2 días

No me refiero a la espera de algún importante evento que le dé más significado a mi vida, más bien se trata del tiempo que llevo reencontrándome con otra parte de mí misma.

Este es el tiempo que llevo leyendo una novela fascinante, una novela realmente erótica, no un gran intento de escribir en otra lengua como lo hiciera Vladimir Nabokov con Lolita.

Es efectivamente excitante el texto de Melissa Panarello, difícilmente puedo alejarme de el aunque esté leyendo una mediocre traducción de la versión original en italiano.

También he comenzado a leer Momo de Michael Ende y ha sido fascinante, un contraste con el otro libro pues es inocente, dulce y hasta con cuento de hadas.

Sí, en estos días leo, pero no los leo a ustedes, a los bloggers, leo a otros escritores y no me arrepiento. Creo que es necesario oxigenarse con otros medios para no caer en el hastío de la tecnología, de la red.

Sé que me leen y lo agradezco, en especial al propietario o a la propietaria de la IP 69.79.164.93, quien ha pasado frecuentemente por esta página.

He leído muchos blogs, de todos los tipos, pero ahora necesito sumergirme en la lectura de textos que tengo listos desde hace tiempo pero para los cuales no tenía el entrenamiento suficiente, es decir, con la lectura de bitácoras personales he preparado mis ojos para leer el en PC sin cansarme rápidamente.

Seguiré escribiendo, ya lo había anunciado y es un sentir que sigue constante en mí, como el amor por aquél hombre desconocido para ustedes, pero cada vez será menor la extensión de mis textos, porque a cada momento el tapón emocional que tenía va saliendo. Quizás, muy probablemente traiga aquí fragmentos de los libros que me conmueven, que dejan huella en mi memoria, pues si bien la lectura de la vida de otros nos hace más tolerantes, más respetuosos y menos egocéntricos no reemplaza la lectura de letras creadas por personas que han dedicado su vida al oficio de escribir.

Antes he intentado hacer grupos de lectura o de estudio, sin éxito. La Stulta Viro mostró algo de entusiasmo al proponerle esta idea, quién sabe si continúe así, si alguien quiere unirse a esta iniciativa la ventana está abierta. Estoy segura que la visión de varias personas sobre un mismo texto enriquece su interpretación, sin embargo advierto que no me interesa crear un grupo de gente pesada no encontrarme con sujetos que sólo quieren sentirse mejor que los demás porque han leído temas que sólo iniciados conocen, no, no se trata de ego sino de pasarla bien entorno a la literatura.

Finalmente recomiendo leer esta entrevista de Melissa Panarello para conocer algo más de la autora de Cien Cepilladas Antes de Dormir, pues es importante saber otras cosas de los escritores además de su obra.
Se me olvidaba, si alguien queda con ganas de leer este libro me escribe y le envío el archivo que tengo.