lunes, julio 31, 2006

Efectos del proceso

Dejo de lado la pereza y escribo el que se constituye como el último paso, la última entrega de este procedimiento que emprendí hace semanas.
Ya he hablado de música, rituales, conversaciones y otras herramientas útiles para lograr la meta que me propuse.
Durante meses enteros cargué con un bloqueo energético que reconocía de cuando en cuando pero que me negaba a dejar, era como un vicio, estaba atada a la compañía de mis fantasmas, los creados por mis recuerdos, escenas que si bien me llenan de alegría momentáneamente no me permitían seguir adelante por estar pendiente de ellas a cada instante.
Cuando decidí poco a poco alejarme de quien me hizo tan feliz en el pasado comencé a descubrir que las metas deseadas en otras áreas de mi vida se hacían menos esquivas que de costumbre. Mis proyectos de trabajar independiente no fueron abandonados en este lapso pero sí recibían menos atención de la que se merecían. Mi socia y yo no hemos tenido que cancelar ningún curso por falta de asistentes, los correos que envío ofreciendo mis servicios profesionales encuentran eco y un trabajo relativamente estable que quería realizar se concretó, además el horario es perfecto para mi naturaleza vespertina. Ahora tengo varias opciones para trabajar, unas más emocionantes que otras pero lo importante es que puedo escoger, antes tenía que hacer prácticamente lo que salía.
En mi fisiología también ha habido cambios relevantes. El acné que me azotó durante tanto tiempo está cediendo, me dan más ganas de comer a horas y de hacer ejercicio todos los días, incluso creo que de vez en cuando gano kilo o kilo y medio, pero parece ser un hecho que en el futuro cercano no volveré a la talla 10, como dice una ley universal “así como es arriba es abajo”, lo que viví me cambió y eso se puede constatar hasta en mi cuerpo. Esas experiencias me convirtieron en una mujer más madura y más fuerte, en alguien que admiro si veo desde afuera y que me enorgullece porque sabe que es capaz de entregar de nuevo el corazón completo - no a cualquier persona -, porque ahora sabe que si bien es importante luchar no se vale luchar sola por algo que debe tratarse de dos.

Creo que sí soy alguien especial, sin embargo creo también que todos los seres humanos tienen el potencial para serlo entonces, si uno se lo propone lo logra, llega al otro lado del río, por más que se haya dejado llevar por la corriente. Siempre habrá ramas a las orillas de las que podremos agarrarnos para salir de las “furiosas aguas”.
Ahora siento que es tiempo para trabajar, para estar conmigo misma, es lo que el Universo me ha mostrado y me encuentro tranquila viviendo en sintonía con ese sentir. No veo en mi futuro cercano relaciones de pareja, si llega alguna armónica bienvenida sea pero si no ya habrá tiempo para ello. La sensación de no esperar nada de nadie, de saber que lo inesperado será leído como una auténtica sorpresa es algo lindo y sereno. Ya lloré profusamente ahora simplemente quiero observar el paisaje sin sobresaltos, quiero disfrutarlo profundamente.

“Albahaca, canelas y rosas, alejen de mí a los hombres de vidas tormentosas.
Albahaca, canela y rosas, acerquen a mí hombres de vidas armoniosas”.

Mantra que me inventé el 14 de Febrero de 2004

2 comentarios:

Apolo dijo...

Hmmm... coincidentialy i'm working on a "recipe for desengaging" by my own. When I have a chance to try it, I'll let you know how it goes.

domenica, luglio 23, 2006 9:57:59 PM

paradoja humana dijo...

I really don't believe in coincidences but I'll like to know how is going on your recipe.
I hope don't have many mistakes because your english it's better than mine.

giovedì, luglio 27, 2006 12:29:34 PM