jueves, septiembre 14, 2006

El Hombre Imaginado

Yahoo! Avatars

Desde hace un mes casi tengo a este muñequito acá. Lo elegí como símbolo de mi "fetiche". Por alguna razón que desconozco me atraen mucho los arquitectos pero nunca he salido con uno. Si bien creo que me convendría más salir con una persona con inclinación por las Humanidades o por la comunicación escrita, dada mi forma de ser, estos profesionales me siguen gustando de forma enigmática.
Ahora ya saldada la parte del proceso que tenía en el tintero, me dedicaré a lo que me interesa publicar esta tarde de sábado.
Una tarea tácita surgió en días pasados mientras hablaba con el Espartano en MSN: Definir una relación seria. Lo hice en mi diario de papel y ahora presento la versión censurada.
Exclusividad: Lo pongo en primer lugar porque realmente me siento mal cuando sé que alguien que me gusta sale con otra persona que le atrae. Si estoy en una relación seria yo puedo al menos hacer el reclamo, si eso llega a suceder - así no sea mi estilo -, pero si la relación es más informal pues sólo me queda aguantarme y tratar de salir con más gente - tampoco es lo mío salir con alguien más por puro desquite -. Respeto al compromiso definido es lo que prefiero. Cada niño con su niña.
Un lugar en su vida: Ser una de sus prioridades casi al nivel de su familia, que no ponga compromisos con amigos por encima de los que tiene acordados conmigo, que me permita acompañarlo a vueltas y que sepa puede contar conmigo como yo lo hago con él.
Planes conjuntos: A mediano plazo ver cómo se negocian las metas que cada uno tiene para que sean compatibles y la pareja pueda seguir siendo. Uno se embarca en la relación sabiendo que es un tema que se tratará más temprano que tarde.
Confianza: Tener presente que es un amigo, un cómplice e incluso un maestro para mí y que me permita desarrollar esos roles en su vida, para que la experiencia sea de mutuo crecimiento y aprendizaje.
Consciencia del tipo de relación en la que se está: Yo lo digo desde el comienzo para evitar malentendidos. NO soy mujer de amores casuales. Si ando con alguien doy lo que quiero recibir. Me gusta la sensación de estabilidad, de cercanía, de compañía y de cierta predictibilidad de acontecimientos que la rodean, sin entregarme a la completa rutina.
Ahí está mi pensar, muy personal y criticable como todos los demás.

0 comentarios: