viernes, octubre 06, 2006

Recuerda que lo hacía para practicar una habilidad casi olvidada. Estaba de pie entre una pared y una puerta, ambas estructuras conformaban un ángulo recto. Miraba hacia dentro esperando encontrar las respuestas para comunicárselas a sí misma en perfectas palabras, justo como las imaginó la primera vez, pero sus ideas revoloteaban adentro y fuera de su cabeza sin lograr ordenarse en una fila india, ordenada y transmitible a la lengua.

0 comentarios: