lunes, febrero 12, 2007

Un cuento mientras se lee otro (6)

No, ya no le quedaba duda, el cuento estaba rociado de tantas frases cliché y de cursilerías que sabía lo absurda que había sido la decisión de los dos, dejar que Paula partiera hiriendo de muerte el amor que se tenían el uno al otro, era explicable solamente a través de la racionalidad ilógica de los sentimientos. A sus ojos la única salida plausible era que siguieran juntos de un modo u otro. Le parecía una completa tontería que hubieran seguido con sus planes, cada uno por su cuenta si al tiempo estaban cultivando un vínculo tan puro y auténtico, no eso definitivamente no cabía en el corazón de Laura. Ella creía que en esos casos uno hacía lo necesario para sincronizar las vidas de los dos seres involucrados en tales situaciones; con su terquedad sólo se hacía más evidente la falta de perspectiva que tenía, seguro que una inteligencia mayor estaba viendo todo el cuadro desde una distancia tan enorme, que la pataleta mental de Laura sólo podía causarle una sonrisa similar a la que mostramos los seres humanos cuando nos sentamos a observar las tareas de las que son capaces los insectos, pero eso no importaba, así le dieran en ese instante la razón de ese suceso, ella seguiría pensando durante mucho tiempo más que para el amor verdadero no hay distancia que valga y que si uno se va el otro tarde o temprano intenta seguirlo sin intentar pasar la página o encontrar a otra persona que ocupe su lugar, simplemente porque ella seguía viviendo, para ese tiempo, en un mundo ideal.

0 comentarios: