miércoles, febrero 14, 2007

Un cuento mientras se lee otro (7)

En ese cuento Laura descubrió que estaba descrito a la perfección el sitio al cual deseaba llegar Daniel con sus intentos fallidos de meditación. Daniel no tenía porque envidiar la capacidad de visualización de la que le había hablado Laura, él mismo con un poco de disciplina podría superarla si así lo deseaba.
Como se dio cuenta Laura luego de pasar tanto tiempo al lado de Daniel, él podía dejar de encumbrar las capacidades que veía en los demás para comenzar a cultivar las propias, mismas para las cuales tenía mucho potencial pero que su dispersión tanto mental como emocional le impedía disfrutar y desarrollar. Laura poco a poco entendía que una de las misiones en la vida de Daniel era ser por sí mismo, sin necesidad de tener un recipiente que le diera forma y guía.
Finalmente había llegado a la anhelada escena del cuento. Fue mejor de lo que creía y nuevamente se alegraba tímidamente por haber leído el segundo escrito de Daniel sólo después de verlo, si hubiera sido de otro modo únicamente habría servido para reavivar los deseos que ya no se cumplirían. Le quedaba una sensación extraña, estaba casi segura de que había estado leyendo la descripción de una muy íntima situación que había ocurrido entre ellos, quizás de varias, pues era claro que esos párrafos habían sido cuidadosamente escritos por un Daniel que utilizó todos sus buenos recuerdos y lo mejor de su imaginación para lograrlos… no, por más que una parte de su corazón deseara estar de nuevo con él, a cada momento lograba convencerse más de que una situación así no se daría entre ella y Daniel.

3 comentarios:

YK dijo...

Amiga y colega: he seguido esta historia muy de cerca y es gratificante ver como las palabras pueden dar un toque de sensatez a todo un mar de emociones. estoy ansiosa por leer más...

Julio dijo...

Estoy encantado con tus historias, lo más curioso es que cada parte me hace leer todas de nuevo, es algo que me encanta.

Te mando un beso y sigo esperando más

Licuc dijo...

Gracias señorita, me agrada constatar cómo descubres la magia de las letras. Habrá más.

Gracias Julio, las lecturas, comentadas o no, siempre se agradecen.