lunes, abril 02, 2007

"Qué lastima que no nos alcance para tanto la madurez"

El siguiente fue otro de esos comentarios interesantes dejado en esta entrada.

En realidad es un lio... en realidad es una falacia... hacerlo por hacerlo, aun con el consentimiento de la otra persona y la presunta claridad al respecto no es más sino una cortina de humo en donde salen a flote mentiras, de un lado quien piensa que no le importa y le da igual y el famoso "vivir el momento" y de parte de la otra persona quien cree que ese rato de placer mientras lo que duren los orgasmos serán lo suficientemente placenteros como para lidiar con el vacio tan absurdo que queda después consigo mismo y con la ella a la que besó unas horas antes...

Es tan ridículo porque se alimenta esa teoría de llegar a algo con alguien tan sólo por llegar y tan sólo por hacerlo y, al final, tan sólo te quedas con las preguntas de que carajos queda... de que sirve dar la confianza de dos personas por el momento aquel de placer si al mismo tiempo tan solo anda alimentando esa lista negra en la que cuenta las veces que ha caído en su cama una señorita que pese a lo que sea que le haya dicho previamente, sabe que decepcionará de plano porque no es capaz de dar algo más que el tiempo y el largo de su erección. Patético.

Normalmente en esta clase de discusiones recibo reproches, de un lado porque he estado y sigo estando en esa situación ocasional triste, y de otro lado porque simplemente no creen que no se goce y ya y que me haga el puritano al respecto. Y yo... bueno... tengo mil teorias al respecto y mil reproches al respecto a ese modelo de hombre que caricaturizan tan bien en este neo canal solo para hombres FX... pero no los dejaré plasmados aqui.

Buena idea los condones para el corazón. Que lástima que no nos alcance para tanto la madurez.

Buen post e inmejorable cuadro de indicaciones y contraindicaciones. :)

2 comentarios:

Vladimir dijo...

Ese es el modus vivendi de muchos hombres, más de uno que conozco.
Y si digo que no me he visto envuelto en esa situación, no es porque sea mojigato ni mucho menos. Analizándolo(me) bien, veo que no es por que yo tenga una idea de "yo soy asá y no hago eso"... no, simplemente como que no me ha nacido, y mirándome bien, no creo que me nazca, no está en mi ser. Mi naturaleza ha sido que cuando yo "me entrego" me Entrego, hasta la última pizca de lo que soy. No me guardo nada, así al final me vuelva añicos contra el piso. Y pensándolo un poco más veo que esa es una de las pocas cosas que no han cambiado en mi, y aunque ya no intento predecir el futuro, al menos puedo decir que en el presente mi naturaleza sigue igual en ese aspecto.

Licuc dijo...

Vladimir, esas confesiones tuyas son encantadoras, demuestran además cuán equivocadas están aquellas mujeres que se la pasan diciendo que todos los hombres son iguales.