miércoles, mayo 23, 2007

Emperezada, cansada y contenta

Así ando por estos días.

Pereza porque quisiera poder levantarme más tarde y vagar más pero la cantidad de trabajo no me deja, lo que me lleva a cansada por todas las actividades que debo desarrollar y que por ende me ponen contenta.

La pereza es buena de vez en cuando, en especial cuando dicta que es mejor quedarse arrunchada en la cama que aguantando frío o calor (según el sitio de la casa donde esté) porque esa cita de negocios se va a cancelar a pesar de que ninguna señal física o lógica lo diga así.

Las cosas finalmente fluyen y mi mayor preocupación por estos días es si será mucha conchudez de parte mía escribirle a mi amigo brasilero diciéndole que si me da comida y posada por dos semanas para viajar a Río apenas junte lo que vale el pasaje.

¿Alguna opinión al respecto?

4 comentarios:

Vladimir dijo...

Es bueno que las cosas finalmente fluyan, y que ya hayas salido del todo de aquel asunto ocupacional.
Es muy chévere cuando uno está cansado pero por haber estado haciendo cosas que le gustan... cuando uno en la noche quiere recuperar rápido energías para el día siguiente. que estés contenta es, en el fondo, lo más importante.
Para Río yo esperaría a el el presupuesto pinte de viaje, y entonces si plantear la cosa.

Paradox... dijo...

Sí, Valdimir, lo importante es estar contento pero no entendí tu opinión acerca del viaje.

Vladimir dijo...

me refería a esperar a que el plan tenga forma y presupuesto antes de plantearle al amigo.

Licuc dijo...

Vladimir, gracias por la aclaración.