sábado, junio 23, 2007

Cambio Extremo

Estoy usando todas mis virtudes literarias para re escribir mi currículum vitae con el propósito de darle un vuelco total a mis posibilidades laborales.
Estoy cansada de la gente poco seria y de que me ofrezcan trabajos de medio pelo en donde uno se enloquece y tiene un impacto nulo en los demás. Supongo yo que debo dejar de hacerle el feo a muchas cosas por lo que he cambiado mi esquema de pensamiento, ahora ya no busco el trabajo que más me guste sino el que menos me disguste.
Tengo echadas las redes en varios lagos a la espera de que algún pez desprevenido se enrede en ellas. Ya se me está quitando el miedo a meterme en una zona donde el órden público esté desordenado porque me dá más miedo que se me desordene la cabeza haciendo selección de personal, mientras decido el futuro inmediato de miles de desconocidos… yo no soy quien para decirles qué deben hacer con sus vidas cuando tan a menudo me siento tan perdida en la mía.
Quizás deje que la clínica me conquiste, porque si tengo que escoger entre estar frente a alguien ayudándole a resolver sus problemas y una oficina haciendo cosas de recursos humanos, entre ellas ISO y nómina me quedo con lo primero, y si además toca hacer eso en una población perdida en la manigua pues que así sea, sentiré que un bien le estoy haciendo a alguien y no que estoy perpetuando la práctica nacional de tumbar al otro y de conseguir lo que se desea sin importar sobre quien haya que pasar.

3 comentarios:

Lobo Guará dijo...

Ojalá un enorme y bonito pez caiga en tus redes

Vladimir dijo...

¨el que menos me disguste¨... es una buena forma de ponerlo. De todos modos no es fácil.
Ojalá que lo logres =)

Paradoja Humana dijo...

Lobo gracias por los bonitos y buenos deseos, creo que ya están resultando.

Vladimir, en eso estoy, tratando.