martes, junio 26, 2007

Juegos Pirotécnicos Emocionales

Cuando era niña y discutía con mi mamá a veces llamaba a mi papá, él me decía que me fuera a donde él y acto seguido yo comenzaba a armarme películas de cómo sería vivir con él.

Gajes de ser hija única con padres separados.

Muchos años después nunca he vivido únicamente con mi papá, pero esos arranques emocionales parecidos a los juegos pirotécnicos siguen teniendo cabida en mí.

Esta tarde estaba dedicada a gestionar mis solicitudes de ingreso a las universidades en UK para dejar todo listo antes de irme al trabajo de campo, poco a poco comencé a darme cuenta de lo evidente. En algunas se demanda el envío, desde ya, de copias de documentos que valen un dineral. Todas las vueltas conllevan gastos y la plata con la que se supone me iba a mantener por allá mientras me comenzaban a pagar los estipendios de mantenimiento, la necesito ahora mismo para concretar el sueño que se hará realidad en más o menos un año, total, me tocó ponerme la cara de la vergüenza y escribirle a mi amigo para decirle que muchas gracias por su ayuda pero que por estas razones no puedo ir.
Ya le escribí también a la coordinadora del programa exponiéndole el asunto para que me reemplacen con otra persona.

Sostenerse en lo que se quiere es muy complejo. Ya lo experimenté antes cuando estuve más de un año intentando volver con mi ex para al final darme cuenta de que era una muy mala idea. Ahora estoy luchando por algo que será sólo mío, algo que al tenerlo nadie podrá quitarme y es la experiencia de vivir en una tierra extraña aprendiendo muchas cosas que me encantan.

La luz del faro puede encandelillarte pero si no estuviera ahí no sabrías hacia dónde ir.

3 comentarios:

Julio dijo...

Me encanta tu forma de pensar, es increíble cuando alguien lucha por conseguir un sueño.... te admiro mucho.

Te mando un beso

Vladimir dijo...

Tienes toda la razón. A la luz de las dificultades que tuve en éstos días, creo que puedo aprender algo de lo que escribiste.

Paradoja Humana dijo...

Julio gracias... creo, la verdad desde mi posición es difícil todavía pensar que lo que se hace puede ser admirado por alguien.

Vladimir pues me honras diciendo eso, si te sirvió me alegra que así sea.