martes, junio 05, 2007

Sentada en la Paradoja

La semana antepasada anunciaron en Universal Channel el próximo episodio de Dr. House. El jueves como de costumbre me dispuse a verlo y me encontré con un contenido algo aburrido y que no correspondía con el anunciado una semana atrás. Por andar en el supermercado me había perdido los primeros minutos, así que decidí ponerme al día con la repetición que pasan los domingos.
Me encontré con una sorpresa. El episodio no correspondió para nada con el que ví el jueves sino con el que anunciaron como de estreno la semana anterior. Esta confusión hizo mi domingo más llevadero. Detesto los domingos y encontrarme con esta sorpresa resultó muy agradable.
Como de costumbre, al menos con los capítulos sustanciosos de esta serie, la temática me cuestionó, por eso aunque lo uso, me parece debatible el mote de “caja boba” que recibe el televisor, en fin, el punto es que el paciente de turno rechazó prácticamente sin vacilar la oferta que le hizo uno de sus tratantes para comenzar una carrera científica, tema que le apasionaba y el argumento que le dio para ello fue que tanto él, su médico, como sus colegas eran profesionales muy exitosos pero solos. Él prefería aceptar el hecho de que para estar con su familia debía dejar de lado sus sueños, aquellos que sus allegados rechazaban, para él era más valiosa esa compañía, su presencia, que el posible reconocimiento de miles de desconocidos.
Golpe bajo, muy bajo.
De nuevo estoy sentada acá, en medio de la paradoja.
Las parejas que he visto armarse recientemente surgen en ambientes laborales sin importar cuáles sean, parece que es la salida más fácil a la disyuntiva contemporánea entre la vida personal y profesional.
Estoy sentada en la paradoja porque hace tiempo decidí que le daría prioridad a mi humanidad, a mis emociones sobre mi intelecto mas la verdad es que no he podido practicarlo tanto como quisiera. A veces acompaño a mis amigos pero resultan ser solamente un puñado los que me prestan tanta atención como yo a ellos, me canso de dar tanto sin recibir algo a cambio. Mi único intento de comenzar una relación luego de superar un fuerte rompimiento fue fallido, tampoco valió que pusiera la posibilidad por encima del trabajo.
Ahora la única oportunidad que se ve clara es la de completar mi post grado, Es como si la vida me exigiera eso antes de darme una oportunidad real de encontrar a alguien con quien enseriarme y poder pasar el resto de mi vida.



El video es algo de corte "experimental" que hice una noche viendo tele y está bueno para conmemorar la entrada número cien de esta nueva etapa.

5 comentarios:

Julio dijo...

No busques a alguien a quien amar, busca a alguien que te ame.

Has dado mucho y ya llegará el momento en que recibas todo lo que has entregado, lo sé.

Te mando un beso

Vladimir dijo...

Un amigo nuestro dice que el problema es comparar. ¿recuerdas?
Pero claro, el problema es que es fácil decirlo pero difícil creerlo.
Lo laboral no da pié al surgimiento de parejas, al menos no en lo que yo alcanzo a ver de "lo laboral"... tal vez en la farándula, pero bueno, el caso es que eso es algo relativo y si lo que estás pensando es que por tu elección laboral de vivir freelance te estás perdiendo algo, la realidad es sí y no: que surja una relación es casi imposible, Amistades (verdaderas) suuuurgen pero son una rareza. Sinembargo la gran cantidad de compañeros y el contacto humano que aporta es sustancial e importante, a veces imprescindible.
Mucho he hablado contigo, y alguito te conozco. Hasta ahora me ha parecido que no has estado en condiciones de cambiar tu mente. Que te aferras a muchas cosas (hmm, deja vuh, creo habertelo dicho antes). Me pregunto si ahora tal vez lo estarás... En mi caso se requirieron muchas cosas hasta con viaje y alineación planetria para que yo por fín estuviera dispuesto a renunciar a lo que me hacía ser "yo", por eso sé que no es fácil, y que por mucho que uno lo busque no llega hasta que no llegue.
Sólo espero que te llegue pronto

paradox... dijo...

Julio, de momento me conformo con la tranquilidad, no busco, quizás alguien me encuentre más tarde. Intentaré creer que lo que dices tú y otros que me dicen lo mismo es cierto.
Gracias por los besos recurrentes.

Vladimir hablando contigo entendí a mayor profundidad tu punto de vista y digo que ahora quiero quejarme a mis anchas, sin que nadie quiera arreglarme la vida, para eso estoy yo y cuando lo decida lo haré bajo mi absoluta responsabilidad. Si quieres no me lees, si quieres no me quejo contigo pero cambiar en el sentido que lo propones no es una opción a considerar para mí en este momento.

Vladimir dijo...

Entiendo tus razones, porque yo también pasé por lo mismo.
Es sólo que quisiera que mi ayuda fuera útil.

paradox... dijo...

Vladimir corriendo el riesgo de ser grosera te digo que yo sólo te pedí una respuesta, no que me rescataras de mí misma.
La ayuda que no se pide y sin embargo es dada es un desperdicio, por eso mismo así me disguste dejo que los demás se den los golpes que les corresponden contra las paredes que tienen alrededor.
Fresco que si necesito algo grito.