domingo, julio 08, 2007

Auto Psicoanálisis Sabatino (se rompió)

Esta mañana me dio por ponerme a jugar a la psicoanalista conmigo misma. Mientras miraba al techo y hablaba por turnos, primero P. luego H., imaginaba que estaba recostada en un diván y sentada en una silla, pero me alegraba de estar debajo de las cobijas tan calientita y cómoda. Seguro que si estuviera en un consultorio real no habría condiciones tan favorables.
Comencé a hacer un recorrido por los últimos 4 años de mi vida para intentar descubrir las razones que se supone seguirían apoyando el titánico sueño de ir a hacer esta maestría en este país.
Debido a razones que ahora no deseo citar, un obstáculo real se ha situado en mi camino hacia la conseción de tal meta. Luego de llorar un poco y enervarme por toneladas, decidí poner a prueba mi optimismo, recordando que incluso en tiempos de matanzas hay bonanza para los vendedores de ataúdes. Decidí que intentaría explorar la posibilidad de que ese óbice fuera el precio que debía pagar para averiguar si realmente estoy yendo a donde quiero.
Y el sueño se rompió.
Luego de preguntarme y responderme todo un intrincado cuestionario fui notando que mi elección de post grado ha sido totalmente romántica, de lograrlo sólo va a acentuar mi actual sentimiento de inadecuación para cuando lo termine y además, me pondrá en un lugar profesional tan complejo que las opciones serán todavía más reducidas de las que tengo en el presente.
Concluí que ya una vez escogí carrera con el corazón y eso de momento, no me ha dado las satisfacciones que esperaba lograr, que estoy intentando vivir de mi pasatiempo y que preferiría dedicarme a otro que me apasiona mucho más.
De momento el tema del post grado está en suspenso y a punto de ser abortado. Debo encontrar una ruta que me acerque más al estilo de vida que me gusta sin que me cree más desventajas en el camino.

2 comentarios:

El Marqués de Carabás dijo...

H.
P.

Qué curiosa combinación de personajes para analizar tu vida con la rabia que amerita el rompimiento de tus sueños.

Vuelve a dormir.

Paradoja Humana dijo...

Y sí, además la idea no es mala con lo cómoda que es mi cama.