miércoles, enero 30, 2008

Atropellada emocionalmente (y a régimen)

Justito así me siento otra vez. Antes ocurrió cuando leí otro libro de Ángela Becerra, por allá en la época que boté un trabajo al día y medio que me lo dieron.

Me interesé por esta autora luego de verla presentando uno de sus libros y recordé el interés cuando volví a verla en el mismo programa de Citytv, Mujeres en Línea, hablando de otro más reciente.
Para hacer honor a la verdad Lo que le falta al tiempo me gustó más que este – aún sin terminarlo – De los amores negados, porque veo tantos elementos parecidos entre ambos, organizados de modo distinto que me decepciona un poco esa falta de creatividad, empero también es cierto que el sentimiento desde el cual uno lee un libro afecta la opinión que de el se tiene. No sé cómo le hacen la mayoría de los críticos literarios para lograr ser objetivos en la mayoría de sus reseñas.

Yo he estado entrando y saliendo de una crisis de fe últimamente y para completar me encuentro a la protagonista de esta novela, al acercarse al desenlace en una situación similar, así que empiezo a cavilar acerca de eso que dicen de los libros, que ellos esperan calladitos y pacientes hasta que uno los toma, los lee y de paso les permite enseñarle a uno lo que tienen para entregar.

Por estos días que he estado haciendo “la dieta del Internet” me he sentido renovada, dándome cuenta de las cosas de afuera que me hacen falta.

Fue divertido aprender a jugar Simcity por mi cuenta, usar recursos para mejorar mi inglés, buscar becas y saber que muy cerca de mí están los medios para comunicarme con mis amigos del exterior, mas desde hace meses sentía la necesidad de alejarme del PC para hacer cosas distintas con tal de cambiar los resultados, porque los que he tenido en los últimos 3 años no me tienen plenamente satisfecha.

Estoy leyendo más libros y escribiendo a la antigüita. Planeo estudiar inglés de modos algo arcaicos con cassettes de audio y libros, así como higienizar mi acercamiento a la red, yendo a lo que voy y minimizando los vagabundeos sin sentido.

Comencé estas vacaciones informáticas con el objetico de renovarme, quizás reinventarme un poco y con un término de una semana, pero ahora que está a punto de completarse (este texto lo escribí anoche en papel) me siento tan mejorada, mucho más satisfecha conmigo misma, aún a pesar de las mini-crisis que me dan cuando siento que los demás pasan por encima de mí esperando una medalla al mérito, que sospecho durarán más y por ende mis hábitos de conexión cambiarán, pues he tenido suficiente de revisar casi a diario mi correo electrónico esperando noticias que evidentemente no llegarán si sigo comportándome igual.

5 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Me gusta la idea de la dieta de Internet. A veces me sorprendo ansioso porque no he mirado facebook en la última media hora y s ridícula tanta dependencia. A veces estar tan conectado hace que uno se pierda con el todo en lugar de enriquecerse.

De pronto vale la pena encerrarse un poco de vez en cuando para re-encontrarse y darse tiempo para hacerse las preguntas que le den sentido a sus búsquedas.

El Marqués de Carabás dijo...

Dieta de internet. Trataré de seguirla. Ojalá me ayude a bajar de peso.

paradoja-humana dijo...

Apolo no sabes lo que es hasta que la pruebas, al menos eso me ha pasado a mí, me siento más liviana y más contenta desde que la comencé.

¿Quién dijo que uno no podía hacer retiro espiritual en medio de la urbe?

Marqués pues como le dije a Apolo, más liviana sí me siento, mas aún no me he pesado para comprobar el efecto.

Vladimir dijo...

Si recuerdas como empezó cierto espacio que ya no existe, yo alguna vez hiceesa dieta, y fué en enero de 2007 (hace un año) que volví de lleno al internet a ver si me encontraba a mi mismo.

Ya no tengo el tiempo que tenía antes para revisar el facebook, leer blogs, y esa clase de cosas, pero precisamente por eso, porque la vida es muy corta y no hay que desperdiciar ningún momento es que más jugo le estoy sacando al internet.... bajando películas, juegos, mis series favoritas de TV, ayudándome a "leer" las 247 páginas que me ponen a leer del martes pa la clase del jueves... yo con internet "existo más", y eso está bien =)

En esa dieta te encontrarás, y también te perderás, pero tarde o temprano tendrás que dejarla. La única dieta que es forever es la de atkins.

Miss Neumann dijo...

no hay mayor satisfacción que sentirse bien con uno mismo!