domingo, marzo 30, 2008

Cambios



Changes by ~Mona-Cake on deviantART
Yo desde hace meses, quizás años estoy implorando al cielo porque mi vida cambie, pero si bien hago cosas para que eso ocurra no puedo controlarlo todo, aunque a ratos me encantaría.
Hoy el día ha estado tranquilo, siento que tengo un corazón fuerte y que el cambio de casa es un hecho porque estuve con mi mamá buscando opciones en un sitio más central. Parece que por fin dejaré de vivir lejos de todo, ya no en la mismísima porra.
Mañana será día de seguir luchando con el texto que estoy preparando hace días, ya no puedo procastinar más twitteando.
Esto de escribir cortico tiene su encanto.

jueves, marzo 27, 2008

¿Borracha o drogada?


Afortunadamente no, gracias. Ni lo uno ni lo otro.

¿Enamorada? Tampoco, me encantaría pero no es este el caso. ¿Creyente? Eso sí más bien puede ser ¿en qué? ni idea, al menos con claridad, es fe en la vida, en que todo saldrá bien, en que incluso los momentos difíciles son para llevarme a lugares más agradables y felices.

Yo sé que con esto sólo sueno más odiosa que de costumbre, pero nada que hacer, me fascina estar feliz porque sí, porque se me da la gana, porque quiero creer con fe de carbonero que todo lo que hoy me acontece es para mejor y no, al cielo gracias no he leído el secreto, intenté ver el video pero no sabía si reírme o avergonzarme de el.


Le creo más a Metafísica 4 en 1 o a El Kybalión, pero como son para gente pensante no tienen tanta acogida.

lunes, marzo 17, 2008

El Reflejo del Ermitaño


Había quedado todo tan lindo pero es que esto de trabajar en computador ajeno es una mamera. No conozco bien este teclado y borré lo que tenía listo para publicar. En fin, trataré de re escribirlo.

Decía que desde niña mi mamá me inculcó la costumbre de enfrentar los problemas con el argumento de que no se les puede huir eternamente. A regañadientes me fuí convirtiendo en una persona muy responsable y hasta creía que había madurado mucho, mas la verdad es que aún siento ganas de salir corriendo cuando aparecen los obstáculos y últimamente me he dado cuenta de que este rasgo tan fuerte de mi personalidad me ha influenciado al punto que acepto compromisos cortos para darles respuesta, evitando así responsabilidades a largo plazo. También me pasa que cuando discuto con alguien me gusta irme, alejarme para luego no tener que arrepentirme por las cosas que en momentos de furia pude haber dicho.

Yo disfruto mucho mi soledad, mi cueva, mi casa, mis pensamientos y a veces me hace falta compañía, pero no cualquiera, me hace falta sentirme aceptada, valorada, con amigos reales, en confianza y como eso no suele ser algo frecuente prefiero estar sola porque me siento más segura así. Quizás por ser hija única y crecer entre adultos aprendí a desconfiar de los grupos grandes, pues desde mi papel de espectadora juiciosa descubrí que siempre existen subgrupos y rencillas entre ellos. Aún hoy en día sólo mantengo unos pocos amigos de verdad y pertenecen a distintos ambientes. Los intentos de combinarlos no han resultado muy exitosos que digamos.

Por estos días también me ha cuestionado mucho un libro que estoy leyendo, al punto de replantearme planes y sueños. Apenas voy saliendo de una crisis de fe importante pero tengo claro que aún no es tan fuerte como para convencerme en ausencia de pruebas, al fin y al cabo de eso se trata la fe, de que el karma funciona, pues como no creo en la reencarnación y sólo viéndola en acción se puede comprobar, pues como difícil.


Así que aquí voy yo con mi reflejo del ermitaño tratando de encontrar la senda media y recordando la frase que pude rescatar entre garabatos, una tarde que tenía refundida la inspiración:




Las cosas que se necesitan son muchas menos de las
deseadas.

sábado, marzo 01, 2008

Menos mal es sólo cada 4 años

Yo no le paro muchas bolas al agüero de los martes o viernes 13 y mucho menos a los años bisiestos que son todavía menos frecuentes, pero los pequeños sucesos de ayer me hacen pensar:




  1. Estrenaba yo un trapo "mágico" para el mugre, de esas carajadas que se inventan los alemanes o eso dicen los vendedores, cuando moví una porcelana que tenía colgada y suerte... se desportilló. Como no guardo cosas dañadas a la caneca fue a dar.




  2. Almorzaba yo y me acomodaba un arete cuando me quedé con un pedazo de alfiler en la mano, la pieza que atraviesa la oreja, o sea se dañó. Me tocó quitarme el otro y guardar el par en el bolsillo.




  3. Antes de eso había estado escogiendo unas monedas de una vacija de vidrio y me encontré un alfiler con mi dedo, es decir me chucé entre la uña y el dedo.




  4. Habiendo almorzado hablaba yo con doña E., dueña del restaurante, me fuí a acomodar la pulsera que tenía puesta cuando se reventó el nylon que la mantenía unida y salieron a volar pepitas celestes por encima y por debajo de la mesa. Recogí la mayoría y creo que puedo componerla.


Así que por todas estas pequeñas incomodidades me alegro de que el 29 de febrero sólo sea una vez cada 4 años.