domingo, julio 20, 2008

Evitando convertirme en solterona


Hace días mientras revolvía papeles viejos encontré este borrador con fecha incluida y me dí cuenta de cómo ha cambiado mi forma de pensar.

He estado jugando con un par de aplicaciones de Facebook con las que se puede conocer gente y me estoy sorprendiendo a mí misma por lo criticona que soy, estoy peor que la directora de casting de alguna agencia de modelos de Nueva York, casi todos los hombres que veo me parecen descartables porque tienen cara de tontos, son feos, muy viejos, muy jóvenes o simplemente no me gustan y si sigo en estas, con tantas exigencias, muchas tontas y superficiales, puedo estar segura de que voy directo a convertirme en una solterona.

En Bogotá hay hombres bonitos, atractivos, buenos, etc. pero la verdad es que hace años, desde que mi adolescencia se terminó se acabó también la gracia que me causaban los tipos físicamente atractivos, con el tiempo, fui aprendiendo que los no tan bonitos por fuera suelen ser más interesantes por dentro, pues al no atener asegurada la pinta deben esforzarse por agradar a las mujeres y así van desarrollando cualidades que son más estables a través del tiempo y que me atraen muchísimo más.
A pesar de esto hace mucho tiempo que no veo ni conozco a nadie que me mueva el piso, es más, he llegado a creer que eso no volverá a ocurrirme sino que si me meto en una nueva relación con alguien todo comenzará como algo más cerebral que visceral.

Antes pensaba que la química tenía que darse inmediatamente con la persona que tenía al frente para moverme a intentar conquistarlo, hoy ya no creo que sea necesariamente así, estoy en la onda de perfilar al tipo psicológica y socialmente para saber si tiene potencial o no, conocerlo un poco y esperar a ver si me emociona con el tiempo, porque me late que por andar tan regodienta me puedo estar perdiendo de conocer hombres con elementos interesantes, si no por sí mismos, como portales a otros círculos donde esté uno que me cautive instantáneamente o con el pasar del tiempo si logro ser todavía más paciente.

martes, julio 08, 2008

Viciosa Soledad II


Happy by ~Joaris333 on deviantART


No es que el panorama esté vacío, tampoco que no me haga falta que alguien querido me abrace y me bese, que me cuide, el estar al lado de un hombre para consentirlo a ratos, no, no es nada de eso, es simplemente disfrutar lo que hago y cómo lo hago, en semisoledad.

Hablo de reencontrarme con gente de mi pasado, gente que no era tan cercana pero que me agradaba y que me sigue agradando, es aprenderle el gustico a los efectos del secador y el esmalte, el reírme de tonterías y el ser cómplice temporalmente en inocentes aventuras, como aquella de tocar disimuladamente la tela de la que estaban hechos los atuendos extraños para saber a qué material se debía esa graciosa caída del ropaje, es asistir a un lugar segura de que alguien estará esperándome y que si no llego alguien me echará de menos, pero que al tiempo si decido a última hora no ir nadie me hará reclamos ni escenas, es vivir con alegría y sin drama, aunque a veces este último luzca como algo divertido.

Es tiempo de cambios, lo siento por la inquietud, por las noches de sueño mediocre, por los sueños no realizados alborotándose, por las noches llenas de sueños de escenas claras, confusas, nítidas, por mi indecisión a la hora de comenzar a hacer mis tareas laborales y domésticas, por la lluvia de invitaciones, planes, eventos y los elementos necesarios para realizarlos todos, por una sincronía de proyectos y recursos que nunca antes ví en mi vida, al menos no en mi vida post universidad.

Me pregunto a ratos si alguna vez volveré a estar al lado de alguien, más ahora que estoy disfrutando tanto mi soltería, la pregunta es totalmente legítima porque nadie sabe con certeza si se casará o si la unión permanente a la que se metió le durará para siempre, dicen los budistas que nada es para siempre.
Una vez me subo en la ola de hacer, salir y vivir por mi cuenta como que se me hace difícil dejarla, comienzo a ver con nostalgia el futuro, nostalgia proyectada, tengo la sensación de que cuando esté de novia, en un compromiso emocional con alguien, extrañaré este tiempo de cero deberes y diversión casi infinita.

Quiero beberme un martini, sentirme mareada, comer algo para no salir del sitio caminando en zigzag, volver a meditar pero con gente a mi alrededor, conocer lindos hombres raritos y quizás enseriarme con uno normalito, hasta cuadriculado, alguien que me equilibre la locura natural que tengo, la rareza que me sale con tanta facilidad. Simplemente quiero seguir con el zapping experiencial.

(Suena una versión de Fun for me hecha por Portishead y Moloko.)