lunes, diciembre 22, 2008

Era amargura

Hasta hace unas horas mi día, mi noche era amargura, sólo amargura y mi mente inquieta me fue llevando por caminos, por rincones, fue haciéndome olvidar el motivo de la tristeza.

Hasta hace unas semanas creía que el saber lo que se quiere hacer en la vida era una epifanía suficiente para cambiar el rumbo del destino, ahora entiendo que es sólo el comienzo del camino.

Hasta hace unos segundos me aguanté las ganas de decir que he descubierto algo maravilloso, porque soy uno de esos bichos raros a los que el conocimiento les produce la sensación de mariposas revoloteando en la panza, hoy supe de él y se ve como un tipo muy, muy interesante.

2 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Tener héroes personales es lo mejor para identificar qué quieres ser cuando seas grande. Buena elección ;)

Paradoja Humana dijo...

Sí, eso estoy viendo, espero me vaya bien con este loquillo como faro en el océano del conocimiento.