viernes, marzo 20, 2009

Inútil desgaste

Es gracioso cómo uno se preocupa en exceso por solucionar los problemas que tiene o simplemente por hacer la mejor elección entre las alternativas disponibles, pues la verdad es que las cosas suelen resolverse solas si uno tiene la paciencia suficiente para esperar, para identificar que es lo más conveniente para cada momento.

Soy de esas personas que por defecto analizo todo, cada detalle que encuentro, cada arista de una situación. Con mucha frecuencia descubro que no es necesario gastar tanta energía en ello porque los elementos que componen los diversos escenarios que recorro suelen organizarse solos para mostrarme, para darme justo lo que necesito.

Desde que he comprendido este modo de actuar del mundo he logrado relajarme un poco y disfrutar de andar más a la deriva por este océano de probabilidades, he aprendido a catar la felicidad tranquila y duradera, así la explosiva y efímera sea agradable también.

Justo ahora tengo montones de posibilidades ante mí, de todo tipo y a veces olvido que todo se ordenará sin que yo haga el más mínimo esfuerzo. Entiendo que mi responsabilidad es aprovechar lo que la vida me ponga en frente, no elegir lo que ella decidirá, me encargo de abrir caminos y ella hace el resto. Tampoco se vale quedarse con los brazos cruzados y esperar a que las bendiciones caigan del sueño, eso habrá funcionado en la Biblia o eso creo, no conozco muy bien el texto.

El conformismo no es lo mío, necesito acción para sentir que tengo control de algo, para calmar ese impulso mantengo las vías de comunicación abiertas y los puentes firmes porque estas y estos me llevaran a sitios que quizás quiera visitar o de donde quieran venir a visitarme. Yo trabajo y luego me siento a esperar, el Universo se encargará de hacer el resto. Tal vez eso sea fe.

0 comentarios: