domingo, junio 28, 2009

A los hombres escasos

Quería que la convenciera de lo contrario, casi lo necesitaba para seguir adelante, para seguir creyendo que existían hombres valiosos, para estar segura de que él sí era uno de ellos pero que simplemente no uno de los que la encontraba lo suficientemente encantadora como para desarmarse frente a ella.

En realidad necesitaba de su valentía para armarse de coraje ella misma, para poder continuar a pesar de todo en un camino sin promesas, en una tierra carente de señales claras que la guiaran hacia el destino deseado.

Estaba dispuesta a aceptar que no fuera él, incluso a que se comprometiera con otra siempre y cuando fuera una igual, una mujer como ella pensante y orgullosa, pero que la quisiera y no luchara, que prefiriera refugiarse en su planeta seguro sin siquiera intentar combatir su miedo la decepcionaba, la hería gravemente, al punto que necesitaría una larga sanación antes de recuperar el aliento, antes de volver a emprender la labor de minería necesaria para toparse de nuevo con un hombre como él.

El desenlace estaba en sus manos.

0 comentarios: