jueves, julio 30, 2009

Necesito una tabla ouija para comentar: Del bendito asunto que no deja dormir a tantos bloggers (3)

En esta secuencia el publicar mis textos en blogs es un capítulo más en mi historia con las letras, con las propias y con las ajenas. Al comienzo estaba confundida y no sabía para qué estaban los blogs de los demás, los leía, los comentaba, me comentaban, más tarde me aburrí, dejé de encontrar contenidos interesantes, bien construidos en los espacios ajenos de este tipo, retomé los libros con fuerza – en realidad nunca los dejé – y me dediqué a leer sólo a mis amigos, a aquellos que sabía producían textos de calidad, fluidos, inteligentes, cuestionadores y así sigo. Muchas veces la dinámica consiste en que ellos me mandan correos electrónicos con los anuncios de sus nuevas creaciones, yo puedo leerlos de inmediato y comentarlos, si creo que tengo para decir algo que aporte a la discusión del tema que toca, o bien puedo quedarme callada porque no pienso nada distinto, otras veces dejo que se acumulen sus escritos y un día me paso por allá para ponerme al día en cuanto a lo que han escrito, pero el ejercicio del comentario es el mismo, si tengo algo que decir lo digo si no, callo.

De tanto escribir, de tantas letras juntas me ha pasado que vienen a dejarme, personas completamente desconocidas, que ni blog tienen, frases como “eso que usted dijo lo sentía pero no sabía cómo ponerlo en palabras”, así me halagan sin saberlo y me hacen sentir útil, me dan la sensación de que a veces, sólo a veces, mis palabras le sirven a alguien más además de mí. Y bueno, no voy a mentir, yo también he fantaseado con la idea de que se aparezca por aquí, alguien de una editorial para decirme que me quiere publicar en otro lugar y que me va a pagar por eso, el colmo de la dicha: que me paguen por algo que hago con amor.

Tras 3 años y medio de utilización de la herramienta de los blogs con alguna regularidad he aprendido varias cosas acerca de los benditos comentarios que trasnochan a tantos. Los hay sosos y vacíos al punto que sólo revelan la naturaleza del autor, también los hay pensados, coherentes y no voy a seguir clasificándolos, lo que me interesa en últimas es la persona detrás de ellos, por eso me parecen tan valiosos aquellos dejados acá en los espacios destinados para tal fin, como aquellos que me hacen directamente en mi correo electrónico o en una charla vía Messenger, me parecen valiosos siempre y cuando me digan algo que me haga pensar, que me cuestione, que afirme lo que digo o lo refute desde un ángulo que no había visto.

En Colombia la gente NO lee, digan lo que digan las estadísticas de que estamos mejorando yo lo constato día a día con el trabajo que hago como Promotora de Lectura Voluntaria en el programa de Libro al Viento, así que si la gente no lee tampoco escribe, lo repito, eso viene después. Quienes mejor escriben son aquellos que más leen y no me refiero a que lean los clásicos, sólo literatura o puros libros de autoayuda, para mí escriben bien aquellos que además de leer mucho leen de todos los temas, leen a varios autores porque poco a poco van desarrollando la habilidad para comunicar sus ideas. Con los bloggers eso no pasa.

Los bloggers son sujetos que vieron la herramienta ahí, vieron un medio de decir cualquier tontería y la dijeron porque la comprensión de lectura les alcanzó para entender las instrucciones necesarias para abrir su espacio, pero el hecho de que además de tener un blog, además de publicar entradas tengan uno o más comentarios no quiere decir que escriban bien. Muchos de los blogs que tienen más de un comentario adolecen de montones de vicios que dificultan la lectura, que sacan corriendo luego de un par de visitas y lo envían a uno derechito a leer a Truman Capote o a Ernest Hemingway, eso con tal de quitarse el malestar intelectual con el que uno queda luego de leer textos que parecen una transcripción defectuosa de la conversación que tuvieron dos personas mientras se tomaban un café.
Sí, tenemos espacio para que cualquiera venga y comente, en la mayoría de los casos. Por casi norma, los blogs son públicos y no se necesita una suscripción para poder acceder a su contenido, además hasta donde sé y he averiguado, a nadie le dan un peso por cada comentario que obtenga, de pronto siente que le dan moneditas para alimentar el ego, pero más allá de eso no hay nada.

Los sistemas de publicidad que pretenden monetizar los blogs funcionan con base en las visitas que logra, por ello es también una costumbre muy generalizada el contador de visitas, visible o no, que cada quien usa como le parece pero que tiene como objetivo principal saber si llega o no alguien a donde uno está. Si se ha pasado algún tiempo usando una herramienta de este tipo, se sabrá que es posible establecer si los visitantes vuelven, si se quedan el tiempo posible para leer un artículo corto, no un ensayo como este obviamente, o si llegaron por accidente desde Google. Creo que este elemento es más analítico, por su misma objetividad, que aquellos comentadores de blog – la idea de esta expresión es de él – que te dicen “muy bueno tu artículo, por cierto yo también tengo un blog” y que luego vienen a decir en múltiples ocasiones que muy bueno, que están de acuerdo, que tienes razón con tal de que lo visites porque le pareció que a ti te leen mucho, pero bueno, ese no es mi caso, yo escribo para pocos, para los amigos, para aquellos que creen que algo les queda después de leerme y quizás hasta para los desocupados porque para leer todo esto hay que tener tiempo.

De nuevo estoy en una racha en donde leo mucho, incluso poesía, algo que nunca creí que podría gustarme tanto, yo misma me estoy atreviendo a crear textos de ese tipo o ensayos de poesía, como prefiero llamarlos, entre otros libros estoy recorriendo una biografía de Carson McCullers, escritora norteamericana fallecida hace más de 40 años, aun así me siento cautivada por sus vivencias y me encantaría poder hacerle preguntas acerca de su vida, de su matrimonio, de sus amores pero como está muerta me haría falta una tabla ouija o un espiritista para poder entrevistarla, con Capote me pasaría lo mismo, de nuevo con Carl Sagan, no se pude, se murieron y no les puedo hacer preguntas ni decirles que me parece “muy interesante” lo que escribieron, hipócritamente porque pienso que a los muertos hay que dejarlos tranquilos.

Quien escribe, para no comprometerme con ‘el título de escritor’, lo hace en primer lugar por necesidad de expresión, para sí o para otros, luego lo que busca es ser leído, pero como la lectura no implica escritura es raro que logre un comentario de todos sus lectores. No creo que los autores de best-sellers logren igualar el número de libros vendidos con el número de cartas recibidas de sus admiradores. Es necesario que aclare algo más, el hecho de buscar ser leído no implica a otro, yo puedo buscar ser leída por alguien, por mí misma, porque yo soy alguien, alguien que me importa profundamente, como ocurre con mis reflexiones personales pero cuando hablo de otros temas, como este, me gusta que otros tengan acceso a los productos de mis circunvoluciones cerebrales.

Finalmente si leyó todo esto, siéntase libre de no comentar, yo nunca lo hago cuando me leo.

5 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Sobre las estadísticas de lectura en Colombia, entiendo que hasta hace un año eran de menos de un libro al año por persona. Este año, se ha celebrado como un gran avance que hayamos llegado a la cifra de... 1.5 libros al año por persona. Estamos mal, muy mal, pero por algo se empieza.

Sobre tu diagnóstico, estoy de acuerdo: muchos escriben sin haber leído. Y de pronto ese es el problema: ser bloguero no consiste solamente en publicar cualquier verborrea en su propio blog (o blogs, porque muchos tenemos más de uno), sino también en leer a otros (en blogs, libros, revistas, etc) y ojalá comentar para enriquecer la discusión, llevar la propuesta del blog original a otros terrenos o a aclarar malentendidos.

Ésta última es una posibilidad valiosa de los blogs, ya que a diferencia de los impresos que ya se quedaron como se escribieron, las entradas de un blog pueden ser corregidas gracias a las sugerencias de los lectores, o al menos propiciar que el autor responda con un comentario explicando algo que había quedado ambigüo en el texto original. Así, quien llegue al texto meses o años después encontrará un texto vivo, que contiene no sólo las palabras del autor sino las reacciones de quienes lo leyeron, que pueden ser tanto o más valiosas que el texto original.

web de Leon dijo...

Muy bueno tu artículo ¿Has visto mi blog? ^^
Es broma, la verdad es que, aunque algo largo, te has explicado muy bien. No soy de Colombia ni un lector compulsivo, pero he comprendido perfectamente el sentimiento que expresas y la crítica hacia los "egobloggers".
He llegado aquí desde twitter y no con la intención de comentar, pero lo mismo que un comentario tipo es desagradable, lo es más que no nos dejen ningún comentario.
Espero hacerte pensar al menos un poquito.
Ánimo, lo haces muy bien.

El Marqués de Carabás dijo...

Tres cosas:

Sobre los comentarios también hay que considerar todos los que nadie hace: su silencio también puede interpretarse. Así que mientras lean, no importa que se queden callados, muchos lo harán por la doble moral que manejen.

Sobre la editorial, todos soñamos con hacer feliz a alguien a través de nuestros escritos en páginas de un libro publicado.

Yo también me leo, me escribo. Es cierto, no se necesitan que otros lo hagan de mala gana.

Carmen dijo...

LA CIUDAD DE SALTA, ARGENTINA, CONMOCIONADA POR LAS MALDICIONES DE UN CONCEJAL ASTROLOGO Y ESOTERICO:


El ex edil Guillermo Capellán, siendo Presidente de la Comisión de Hacienda del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta, quiso cobrarle los impuestos al hermano del Alcalde/Intendente Alejandro San Millán, Antonio San Millán.
El Poder Sanmillanista contrató al Abogado Roberto Elio Gareca y este letrado a su vez contrató a un delincuente juvenil, Rodrigo Chavarría (taxi-boy menor de edad a quien Gareca conoció en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta) y lo denunciaron por violación. Estuvo 101 días preso y desde la cárcel vaticinó que saldría el día de la Lealtad Peronista, horas más horas menos salió en la madrugada del 18 de Octubre de 2003. Al salir del presidio en Concejal dijo “Quienes participaron en el complot pagarán muy caro lo que me hicieron”:
“Al Juez le pasará lo mismo a que a mí, se quedará sin cargo”. A los seis meses abogados de la Ciudad de Salta pidieron Juicio Político al Juez de la causa, Luis María Agüero Molina lo destituyeron por motivos relacionados al caso edil ocultista.
“Rodrigo Chavarría, pupilo de Roberto Gareca, hizo una denuncia falsa siendo menor de edad y eso es delito, cuando sea mayor vivirá preso”.
Chavarría siendo mayor cometió una estafa y fue condenado por un año, quedó en libertad condicional y a los tres meses cayó nuevamente en manos de la Justicia Federal por “Usurpación de Títulos y Honores y Estafa” y sigue preso.
“Destruyeron mi vida, y ese tipo participó en el estrépito mediático es un empresario de medios y publicidad, yo lo escuchaba desde mi celda decir cosas espantosas… tendrá su merecido” El empresario al que se refería el Concejal Ocultista sería Julio Castillo a quien lo internaron en una clínica con un fuerte dolor de cabeza, se le declaró un tumor cerebral fulminante y murió en horas.
“En el Diario El Tribuno se ensañaron conmigo y el Abogado Gareca publica todas las barbaridades que quiere porque su hermano es el Jefe de Redacción de Noticias Policiales en ese matutino… no importa, ya llegará el día…” Se refería al periodista Sergio Alberto Gareca a quien le descubrienron un cáncer galopante y murió en poco tiempo.
La predicción o “maldición” pública más dura y contundente del Concejal Astrólogo y Esotérico es cuando vaticinó en la FM Pacífico 92.9 en el Programa del periodista Daniel Salmoral aseguró: “Los San Millán pagarán con lágrimas de sangre lo que me hicieron” Inexplicablemente, el hijo de Antonio San Millán de 16 años murió aplastado por una cortadora de cesped minitractor. La gigantesca empresa de materiales de construcción conocida como Corralón El Milagro” se fundió y dejó un tendal de empleados sin indemnizar.
“Siguen haciendome daño por lo tanto siguen acumulando desgracias” En esta frase se refiere elipticamente al Empresario-locutor Martin Grande y al Abogado Roberto Elio Gareca sindicados como los principales responsable de la conspiración por cuanto el presunto violado y delincuente Rodrigo Chavarría los sindicó en su confesión como los autores ideológicos de la denuncia contra Guillermo Capellán. Con respecto a ellos el Esotérico Edil dijo: “tengo todo el tiempo del mundo para verlos caer, ellos son las frutillas del postre”.
Salta es la capital turística de todo el Norte de Argentina donde viven 600.000 habitantes y en todos los rincones de la Ciudad se comenta: “Las Maldiciones del Concejal Capellán se están cumpliendo”. ¡Esto es para pensar porque el edil lo dijo en los medios con mucha anticipación! Si quiere leer el artículo completo escriba en cualquier buscador: “Cadena Global+maldiciones del Concejal” y tendrá mas detalles sobre este tema. Porque la brujería parece que existe y este político es esotérico.

Licuc dijo...

Bueno, respondamos comentarios que ya es hora.

Apolo de veras que la tarea de cautivar a la gente para que lea es todo un reto, pero se debe comenzar alguna vez si se quiere que las personas lean por gusto y no por obligación, no creo que haya otro modo para elevar las cifras de lectura anual en Colombia.
El diagnóstico no es sólo mío, es una construcción que se ha hecho entorno al grupo de Libro al Viento para Salud en Bogotá, es decir, somos unos pocos los que nos hemos sentado a pensar acerca del tema y hemos concluido esto. Como ya dejé claro los blogs son lo de menos, es más a veces son los menos indicados para leer porque hay muchísimos muy malos, la gente los comenta porque cree que así se volverá famosa y está bien, es su asunto, yo prefiero leer a quienes ya dije en el artículo. En cuando a los comentarios creo que se pueden hacer de cualquier modo, verbalmente, por escrito, en fin, hasta en papelitos que luego van a la basura, pero que éstos hagan el texto vivo pues... no estoy de acuerdo, con el tiempo esos también son letra muerta que queda abandonada en cualquier rincón de la inmensa y cada vez más creciente red, para mí el valor de un texto está en la lectura, pasa como los libros que acumulan polvo en las bibliotecas, son objetos muertos que nadie lee. La vida está en los ojos, no en las palabras que surgen a partir de las lecturas, porque mucha gente lee montones pero nunca escribe, es una opción totalmente respetable.

Web de Leon, yo a diferencia de ti prefiero que la gente se quede callada a que diga cualquier cosa sólo por decirla, ya recuerdo ese proverbio o dicho popular que reza: mejor callar y parecer un idiota, que hablar y despejar todas las dudas.
Es interesante saber que disfrutaste el artículo aún sin ser de mi país, eso me dice que el lenguaje que estoy usando es fácil de entender para otros latinos. Gracias por esa información.

Marqués es cierto, yo también me alegro cuando me entero de que me han leído aunque no me comenten, pero me gusta aún más cuando puedo discutir algo acerca de mis artículos con amigos. De esas conversaciones casi nunca quedan registros y está bien, no todo tiene porque quedar grabado en estos días aptos para espías.
Seguiré soñando con que me publiquen un libro y leyéndome, disfrutándome.

Carmen por encimita leí el artículo que copias acá, pero francamente siento que no leíste lo que escribí porque no le encuentro ninguna relación.