viernes, agosto 14, 2009

La gente asfixia

La gente asfixia, quita el aire, ahoga, roba la vida, especialmente cuando no sabe qué hacer con la propia.
Benditos sean los problemas, la gente no sabría qué hacer con su tiempo libre si no tuviera que dedicárselo a resolverlos, benditos sean los defectos ajenos, de lo contrario nos quedaríamos sin temas de conversación, Dios no permita que veamos las vigas en nuestros ojos, las pajas ajenas siempre son más interesantes y sabrosas.
Los individuos, los corrientes, los normales, los sosos contaminan, envenenan, amarran, cortan las alas, le ponen pegante al pavimento para que se peguen los zapatos al suelo, le hacen zancadilla a los sueños, crean infiernos en la tierra.
Los raros, los anormales, los locos, los fenómenos preparan brebajes con sabor a maracuyá y anís que beben para desconectarse de la densa, sucia realidad, de los días mediocres, de los pensamientos repetitivos y pobres.

0 comentarios: