jueves, octubre 29, 2009

Alguien me desea, puedo oírlo

Te susurro al oído:

-No lo necesitas, no te hace falta.

Retiro mis labios brillantes de mi oreja y te observo lentamente, me embriago con tu desnudez, la luz es escasa y no me importa, tampoco necesito oscuridad para darme cuenta de que esos juguetes, que entretienen a la gente, son pura desgracia que seca el cerebro.

Me siento al borde de la cama y pienso en que es un buen momento para encender un cigarrillo, luego recuerdo que nunca he fumado, recuerdo que nunca lo haré, no, el incienso no es lo mismo, su humo es místico, embriaga, baña los sentidos… desisto, no quiero más fuego.

Mis memorias del pasado se mezclan con las del futuro, no entiendo qué ha ocurrido ya y qué está por suceder, los demás me interesan poco, nada, aman repetirse, adoran reciclar décadas a la hora de vestirse, a mí quien me importa eres tú, así sin ropa, recién llegado a mi mundo, existiendo, apareciendo por primera vez bajo mis dedos.

Creo que eras tú él que me deseaba en silencio, él que se excitaba en mi ausencia, imaginando mi suavidad y mis curvas, él que me ponía en el papel de contorsionista en el circo de su mente, sí, me parece que eras tú.

La película que ves con los ojos cerrados, la que transcurre en tu monitor privado, suena tan fuerte que puedo escucharla así no esté allí, adentro tuyo, siendo los gemidos como si fueran actuales, te digo que no, no estoy usando ninguno de mis poderes sobrenaturales, es sólo que tus historias, éstas historias tuyas conmigo, suenan tan fuerte que me es imposible ignorarlas, retumban de veras.

Los instantes se acaban, tendremos que meternos de nuevo dentro de nuestras personalidades arrugadas, tú te irás y yo me quedaré con ellos, con mis seres oscuros de luz eterna/permanente, volverás a estar lejos, en tu orilla del río, conteniendo ese trozo mío que ya no es más sólo mío. Seguirás estando allá, lejos, a la vez que aseguras tu posición autonomásica como habitante de este planeta.

Ten buen viaje de regreso, que los benditos nos aseguren un nuevo encuentro.