lunes, octubre 26, 2009

Farsándula poética o tertulia literaria: El gabinete de el Teatro Cádiz

Hace algún tiempo, bajo el nombre de “desnudarse el público” publiqué una entrada donde hablaba del taller de lectura dramática de textos que comenzamos a hacer unos amigos y yo en el Teatro Cádiz. En ese entonces no se me ocurrió hablar del espacio que tenemos los miércoles, la tertulia literaria o el Gabinete Literario, como bautizó el espacio Fabián Acosta, director cultural del teatro.


Hace aproximadamente 3 meses y medio Palabras con Voz/s –así decidimos denominar a nuestro colectivo los asistentes más frecuentes- con el apoyo de Libro al Viento, comenzó a reunirse en el teatro arriba mencionado, ubicado en el Centro Antonio Nariño, al frente de Corferias, para promover la recuperación de la salud a través de la literatura, enfocándose en la comunidad de adultos mayores de este sector de Bogotá.


Al inicio éramos sólo 4 ciudadanos leyendo textos creados por nosotros y otros, escritos por terceros, esperando que gente interesada llegara para hacer parte del espacio, aspirando a que más personas llegaran a divertirse tanto como nosotros. De este modo han transcurrido los últimos miércoles desde las cinco y media de la tarde hasta las ocho, ocho y media de la noche, eso depende de los asistentes y de los textos; ahora llegan personas no sólo de los alrededores sino de otras localidades como Usaquén y Fontibón, en ocasiones, muy frecuentes, llegan buscando una tertulia típica, sea lo que sea que eso signifique, otras queriendo dominar al tiempo que se esfuerzan por sobresalir en algo, mas el elemento común es la búsqueda de un oyente, de alguien que le preste atención a lo que se tiene para decir.
Seguimos en este proceso de crecimiento, tanto interior como artístico, aunque aún no existe consenso frente a nuestra producción, la de Palabras con Voz/s, hemos escuchado comentarios del tipo:
-Me gusta lo que usted escribe porque es poesía; y otros diferentes como:
-Lo que yo escribo sí es poesía, es muy distinto, no como lo de ustedes.
Hemos visto muchos rostros, algunos se han instalado, otros fueron alguna vez sin volver y algunos más regresan esporádicamente, quizá cuando sienten nostalgia de estar con los de su especie.
Si usted escribe, más allá de si cree que lo hace bien o mal, desea conocer a otros que también realizan este oficio y quiere leer sus textos, en algún lugar que le ofrezca mínimo respeto, esto quiere decir sin la presencia de críticos literarios, que se llaman a sí mismos profesionales, siéntase libre de acercarse al Gabinete Literario en el Teatro Cádiz, que no le pase como a la vecina de este sitio que se enteró de nuestras tertulias hace más de 2 meses, pero no ha logrado contarle a su hija poetisa que el ambiente creativo existe.
Ahora que ya sabe use la información sabiamente.