jueves, noviembre 19, 2009

La navidad es un domingo eterno

Entrevista a una persona que odia salir en domingo:

Entrevistadora

¿Hace cuánto tomaste la decisión de no volver a salir los domingos?

Odiadora de domingos

Ni idea, sólo sé que hace meses evito por todos los medios posibles salir a la calle ese día o cualquier festivo que se le parezca. Es que es un asco, sale uno y va a un centro comercial a comer algo y está ahí todo… todo lleno de gente, de familias en patota, almorzando, comiendo helado, bueno al menos no me toca como a otros… ida a la tienda con fijo grupo de borrachos tomando pola al final del partido de fútbol, ojalá para completar con los pies sudorosos al aire, en plena calle ¡guácala!

Entrevistadora

¿Cuándo fue la última vez que saliste en domingo?

Odiadora de domingos

Mmm… a ver… hace como dos semanas, creo que por eso todavía estoy cansada.
Ese día me tocó acompañar a una amiga para que se regresara a la casa, como de mi edad, con 3 niños y otro en casa, me parece que ese día decidí que no quiero tener hijos nunca. Ella es una guerrera, mamá consagrada pero yo no quiero que la vida se me vaya criando chinos, yo prefiero dedicarme ese tiempo y esa energía a mí, a ser feliz yo, a gozarme yo la vida, prefiero ser mi propia mamá.

Entrevistadora

¿Hay algún lugar que te guste para ir los domingos?

Odiadora de domingos

Creo que el ideal es mi casa, así, sola. Prefiero estar sola en la casa, sin que nadie me diga nada, ni qué hacer ni qué no hacer, salir a cualquier lado es un asco, hasta prefiero pedir el domicilio desde el sábado y guardar comida para el domingo.
Si pides un domicilio el domingo se te demora como 40 minutos, el doble y el triple de lo que se demora cualquier otro día de la semana y si sales a comprar algo es igual, por ejemplo si vas al centro comercial parece que fuera navidad cada 8 días, la gente comprando comida como marranos, los niños haciendo reguero igual, cual cerditos dejando todo sucio para que las aseadoras lo levanten, pobres señoras con ese trabajo miserable de limpiarle las porquerías a los muchachitos ajenos.
Es eso, como te digo, gente gastándose la plata que no tiene, comprando lo que no necesita, malcriando a los niños el fin de semana por la culpa que les produce no estar con ellos el resto de los días, y uno, a uno lo miran feo porque es soltero, porque no se le da la gana ponerse “la pinta” para ir a comprar el almuerzo, como que se sienten ofendidos porque uno les daña el escenario en su plan especial de fin de semana, como que no está a la altura. No saben que ya les está haciendo el favor de la vida al soportar a su prole, que no tiene porque aguantárselos pero que igual lo hace con tal de no morirse de hambre ese día.

Entrevistadora (haciendo paciencia)

¿Por qué te disgusta la navidad?

Odiadora de domingos

Pues por lo que te decía. Los domingos básicamente me recuerdan esa época del año en que la gente pone cara de ponqué por obligación, los papás se aguantan las pataletas de los niños llorones y gritones porque hay que mantenerles la ilusión del niño dios, porque infancia no hay sino una y qué pesar que no la vivan bien, pero para ellos vivirla bien es llenarlos de cosas que no necesitan. Entre tanto paquete, entre tanto juguete se pierde la verdadera, o lo que se supone que era la verdadera esencia de ésta época, la unión, el reconocimiento del otro, eso ya no es y pues no te lo voy a negar, el hecho de crecer con papás separados no ayudó, uno era como la pelota que se rifaban en esas épocas, que si te toca contigo o conmigo y hasta los sobornos con dulces y juguetes para ganarse una fecha más que no le tocaba.
A mí no me convence la familia moderna, me parece que es más para llenar la foto, para llenar las casillas de los formularios, un requisito, la gente ni la piensa a la hora de tener hijos, los tiene porque cree que hay que tenerlos y ya, pero bueno, ya me fui de tema.

Entrevistadora (cansada y aburrida)

Entonces hubo alguna época buena, ¿alguna vez te gustó la navidad?

Odiadora de domingos

Mira, me queda más fácil decirte que en general me gusta el resto del año, todo calmado, las ventanas oscuras pero bueno, voy a…creo que cuando era más pequeña, cuando mis papás aún estaban juntos y yo creía que el niño dios era real, esa época fue mejor, siempre y cuando no tuviera que estar con la familia de mi mamá, con ellos siempre me sentí extraterrestre, todo lo que dijera estaba mal y la cosa no cambió con los años, de hecho… de hecho hace unos años decidí celebrarlo a mi manera, con unos amigos que sentía más familia que la familia en sí. Nos reunimos todos en la casa de una amiga, llevamos vino, comida, en fin, de todo y la pasamos deli. Fueron como los aliados que necesitaba para que “la guerra” no fuera tan dura.

Entrevistadora (resignada)

¿Cómo es ahora tu relación con esos “aliados”?

Odiadora de domingos

Pues con algunos ya no es… se abrieron, nos abrimos, no los soporto más, no sé qué sea de la vida de ellos y ellos tampoco saben de la mía, cosa que me alegra.
Otros se han ido del país y nos hablamos sólo por Skype, a ratos, pero hablamos. Algunos se han ido casando, haciendo familia, como que se domesticaron y pues nos dejamos de hablar mucho porque están en otra onda, yo la verdad no creo en eso de madurar o formalizarse, nos vendieron muy mal esos productos a varios de mi generación. Pero ven… como te decía, algunos sí siguen ahí sin importar la distancia, me gustaría verlos más seguido pero la plata no da para tanto y así estamos por todos lados, en general a ellos les guardo mucho cariño, son como esa familia que uno escoge acá, la que tú eliges, no la que te toca aguantar.

Entrevistadora (feliz porque ya va a terminar)

¿Se te ha ocurrido una solución para que ésta época deje de ser tan vacía?

Odiadora de domingos

Para comenzar habría que dejar de pagarles a los pobres para que tengan hijos, es una barbaridad, les dan colegio gratis, comida gratis, subsidio, les pagan la casa cuando están viviendo en zona de alto riesgo y a los ricos tendrían que subirles los impuestos, pero como ellos pagan los votos con mercados para seguir haciendo las leyes que les dejan en nada los impuestos como complicado, realmente los que estamos jodidos ahora somos los clase media, al paso que vamos también vamos a recibir subsidios para todo, pero qué horror ¡vamos a ser pobres! porque nosotros les pagamos todo a los que son pobres ahora, a ver me organizo.
El punto es que la navidad es la máxima expresión del consumismo, la gente cree que es una época de candor, de paz, de alegría pero en realidad es una idea bien comercializada y difundida por los medios de comunicación, tendrían que inventarse una navidad sin regalos, sin comprar basura, sin regalar perritos que luego van a terminar en las calles porque crecieron y nadie los quiso, pero a los comerciantes no les va a dar por publicitar semejante cosa, ellos lo que necesitan es cuadrar sus ventas, recuperarse, más en un año como este en el que hubo crisis.
Y bueno, no te charlo más porque te debo tener borracha de tanta cosa.

Entrevistadora (¡Por fin!)

Gracias.

0 comentarios: