viernes, diciembre 25, 2009

Es una obligación estar feliz

Irene
No, no me gusta esta época.

Francisco
A mí eso no me importa. Hay que preparar la cena y punto.

Irene
Y si no quiero ¿qué?

Francisco
Si no la preparas tú, la pido yo pero tenemos que lucir alegres en esta época.

Irene
Ah, tenemos.

Francisco
Sí, tenemos.

Irene
No estoy de acuerdo.

Francisco
Ya te dije que no me importa si te gusta o no, importa es vernos como lo que somos, como personas civilizadas, bien educadas.

Irene
Yo no soy ni lo uno ni lo otro.

Francisco
Sí lo eres, si eres mi mujer eres civilizada y educada, además tienes que comportarte como una buena anfitriona.

Irene
Nada, no tengo que nada.

Francisco
Nada es para lo que te sirve perder el tiempo hablando con tus amigos. Mira como te pones, más ácida que de costumbre.

Irene
Pero ellas me entienden, nos parecemos, nos hacemos sentir mejor.

Francisco
Yo no sé qué pensar, no sé si es peor que te encierres y no hagas nada, o si hablar con ellas te pudre el humor.

Irene
(Levantando la ceja.)
Ácida y podrida, gracias.

Francisco
Sí, no sé porque no puedes ser como el resto del mundo, como la gente normal. La Navidad es una época para estar alegre, para quedar bien con los demás, para celebrar todo lo que tenemos y para hacer promesas de cambio en el año que viene.

Irene
Claro, promesas, así no pienses cumplirlas.

Francisco
Eso no cuenta. Lo importante es vernos felices, sobretodo ahora, en ésta época, tenemos la obligación de vernos felices.

Irene
Lindo, muy lindo, realmente.

Francisco
Tú usa todo tu sarcasmo, gástatelo, no me interesa. Esa cena la preparamos y ya, los invitados ya fueron contactados así que se hace.

Irene
Está bien, pero por favor dime cómo quieres que me vista, ¿ama de casa tipo década del sesenta, ejecutiva moderna, madre amorosa o esposa apasionada.

Francisco


Irene
No me mires así, sólo quiero ayudarte a salir bien en las fotos, quiero que todos nos veamos tan felices como somos en esta época, es más, te voy a ayudar para que la envidia les dure todo el año, hasta el próximo diciembre.

Francisco
No me ridiculices.

Irene
Me malinterpretas querido mío, incluso estoy pensando en buscar un psiquiatra, no puedo estar bien. No sé qué me ocurre, debería gustarme la Navidad como a todo el mundo, debería sentirme tan bien como las otras mujeres que aprovechan cualquier situación para ir de compras.

Francisco
¿Hablas en serio?

Irene
Ja,ja,ja,ja claro que sí. Por algo eres el hombre de la casa, no se te pasa nada. Claro que hablo en serio, nadie que no acepte la obligación de ser feliz con la Navidad puede estar sano.

0 comentarios: