lunes, enero 04, 2010

Primer paso: Retire la privacidad

Eduardo
Los blogs son lo mismo que un diario.

Sarah
No, no lo son.

Eduardo
Convéncete, lo son.

Sarah 
No estoy de acuerdo.

Eduardo
¿Has leído algo del tipo “mi novio me dejó por otra”?

Sarah
Sí, creo que sí. Pero yo no escribiría de temas así en el mío.

Eduardo
¿Es que acaso tienes blog?

Sarah
No, yo sigo con mi cuaderno en privado, lo escribo para mí y para nadie más.

Eduardo
Entonces no cuentas, no eres un ejemplo de lo que hablo.

Sarah
Pero no son iguales, no son lo mismo.

Eduardo
Convengamos que sirven para lo mismo, algunas personas disfrutan más de exhibirse que otras pero se exhiben igual, incluso son masoquistas.

Sarah
¡¿Cómo?!

Eduardo
Te explico. Quien abre un blog espera que lo lean. Es cierto que muchas veces escribe y publica sin leer, sólo escribe y publica. Más tarde se sienta a esperar los comentarios.
Quien escribe un diario lo escribe para sí, pero de todos modos busca un lector: sí mismo. ¿Tú te lees?

Sarah
Ehh, sí, creo, a veces.

Eduardo
Ahí tienes, te lees, tú eres tu lectora. Los autores de los blogs buscan ser leídos, leídos por desconocidos, se exhiben, pero de todos modos gozan su miseria. Tú también la gozas.

Sarah
Esto es muy complicado, no te entiendo.

Eduardo
Lo intento de nuevo. Tú escribes para sentirte mejor cuando terminas, pero también lo haces para leerte después, para saber qué te pasó antes. ¿Me sigues hasta ahí?

Sarah
Sí.

Eduardo
El blogger hace lo mismo: escribe, publica y se muestra. Es posible que no se lea a sí mismo sino hasta que algún comentario lo lleve de nuevo a su texto, pero si quiere lograr eso, si busca comentarios, si busca lecturas con rastro, debe escribir acerca de sus momentos más miserables, que al mismo tiempo son justamente los que más lo obligan a escribir.

Sarah
Sí, en eso tienes razón. Yo escribo sobretodo cuando me siento mal, no siempre me siento mejor después, pero creo que si no lo hiciera me sentiría peor.

Eduardo
A los autores de blogs les pasa algo similar, se sienten mejor luego de apretar “publicar”, además su sentimiento de bienestar aumenta cuando son leídos y cuando alguien los comenta.

Sarah
Ahora entiendo mejor. Entonces si alguien abre un blog, publica sus pensamientos pero no acepta comentarios tiene un diario virtual.

Eduardo
Justo lo que decía.

Sarah
Y además es exhibicionista, porque no hace como yo, que escribo y guardo mis cuadernos para leerlos sólo yo o con personas que conozco, sino que los deja en un lugar público a donde cualquiera tiene acceso. Tiene hambre de atención.

Eduardo
¿Ves? Son lo mismo, los blogs y los diarios son lo mismo.

Sarah


Eduardo
¿Qué pasa?

Sarah
Odio cuando terminas convenciéndome de algo. Ahora me siento masoquista y exhibicionista, pero menos que un blogger, en todo caso.

0 comentarios: