martes, julio 20, 2010

El amigo Kool

Imagen e idea original de Santrax


Siempre tiene el último juguete tecnológico recubierto con los accesorios de moda, escucha música indie, tiene una novia 15 años menor, pero está convencido de que no se nota porque “soy un comeaños” aunque su calvicie haya dejado de ser incipiente hace 10 centímetros.

Todos los meses debe paga 3 cuotas: la de la casa, la del carro y la cuota de la tarjeta de crédito que usa para ir a los bares y restaurantes, recién inaugurados, junto a 6 amigos, hasta que comienzan a ganar fama. En ese momento cambia de sitios porque "no aguanta" dejarse ver en un lugar al que va tanto pueblo.

Para pagar este ritmo de vida, tiene un trabajo donde lo negrean. Su jefe es un tirano que le envía correos electrónicos, con asuntos de la oficina, todos los días, literalmente, sin importar si es domingo a la noche o miércoles en la mañana. El amigo kool usa el constante tintineo de su celular para darse un aire de importancia, dice que seguro son sus amigos y toda la gente que conoce que lo está llamando, "porque, you know, son unos güevones rebacanes".

Si tiene problemas para reconocer a este ejemplar, recuerde que generalmente usa ropa hecha para adolescentes y tenis de suela blanca, además al hablar no puede evitar intercalar 2 y 3 palabras en inglés en cada frase, "es que viví tanto tiempo en [inserte acá su ciudad anglosajona favorita] que se me olvida cómo se dice esa maricada en español".

4 comentarios:

Antonio Escallón dijo...

Hay varios de esos por ahí jejeje. Mientras para ellos valga la pena que los exploten de esa manera ni modo...

MAREÑA dijo...

Concuerdo con Antonio, hay muchos diría yo. Liluc gracias por contarme sobre el festival. Publicaron notas sobre los participantes.

http://es.globalvoicesonline.org/2010/07/22/festival-de-blogs-colombia-la-mujer-en-la-red-el-resumen/

El Marqués de Carabás dijo...

¡Fo!

Licuc dijo...

Antonio, abundan los condenados. Ayer vi a varios cuando fui a almorzar.

Mareña, eres un ejemplo a seguir. Para mí fue muy satisfactorio invitarte.

Marqués, ;)