miércoles, septiembre 01, 2010

Envidia verde pastel

Ella tiene el pelo liso, a quien envidia también.

Su nariz es tan imperfecta como la imagen que venera secretamente, sin embargo quisiera que fuera suyo ese ángulo levemente elevado del que carece en la punta.

Ve el mundo con ojos amargos pero se muestra como una mujer esperanzada y optimista, mientras esa a quien quiere parecerse señala de frente y sin vergüenza las porquerías del mundo que le gustaría cambiaran.
A los 30 seguirá casada (para eso se esfuerza), el objeto de su obsesión ya lo consiguió.

A su marido lo ama, pero también al hecho de que le permite mantener la posición social que asegura se merece, por eso obvia la sosa monodimensionalidad que duerme todas las nochas con ella. A veces, cuando se desvela se acuerda de su némesis y se pregunta si estar casada con un hombre menos parecido a sí misma la sacaría de su vida segura y aburrida.

Se ha prometido comer sólo frutas y verduras después de las 6 de la tarde. Quiere ser menos gorda que esa de mente inflada que ha escrito los textos brillantes que ella sólo logra imitar con imágenes.

Lleva años escribiendo en cuadernos de diseños muy femeninos y publicando algunos artículos en revistas poco conocidas, al tiempo que sueña con quitarle el puesto a ella para viajar gratis y dar conferencias, anunciadas en programas diagramados con hermosa tipografía.

La desprecia porque nunca tendrá la capacidad ajena para ser tan coherente en cada una de las expresiones de su vida. En ocasiones es dulce, pero no tarda en traicionarse cuando una "gran amiga" despierta su manía criticona.

Sus inseguridades son abundantes, eso ya está claro, quizás por eso decidió aceptar su escasa estatura, para tener un asunto menos del qué preocuparse como su anti-persona lo hiciese hace años, cuando abortó la envidia por alguien más y decidió comenzar a triunfar por sí misma.

2 comentarios:

El Marqués de Carabás dijo...

Me gustó la idea del último párrafo: cruda, irónica y bonita.

Un perfil más a tu colección de personajes.

Licuc dijo...

Marqués, gracias.

Para mí estaba algo larga, bueno el párrafo es una línea sin puntos, pero no pude editar más por falta de tiempo. :( Parezco cotorra diciendo siempre lo mismo.

Espero revisarlo luego, para darle la forma que merece.