miércoles, noviembre 03, 2010

De mujeres jedi, arte abstracto y la esencia del jengibre


¿Podría decir si esta obra está al derecho? ¿Ha pensado que algunas mujeres son iguales? Sólo los años, la experiencia, incluso con diversas mujeres, enseña cómo deben ser tratadas, abordadas y espaciadas las mujeres jedi.

No es coincidencia que las mujeres jedi se sientan cómodas junto a hombres 10, 15 y hasta 20 años mayores. Ellas han crecido a otra velocidad, dentro de una burbuja de condiciones propias y peculiares, distinta a la que prevalecía durante la época de su niñez. Es más, ellas siguen creciendo toda la vida. No paran.

Siéntese a esperar si cree que las mujeres jedi se comportan de un modo extraño sólo porque están atravesando una etapa. Ellas nacieron de un modo distinto y se construyen toda la vida. Si andar con una le parece muy complicado mejor centre su atención en otros flancos, seguro encontrará candidatas más afines con su paciencia y gustos.

Las mujeres jedi tienen el alma vieja, son exigentes, complicadas, francas y hasta dolorosas. Si prefiere vivir en esas zonas grises donde se expresan ideas políticas atemperadas, para evitar molestias ajenas, y se arregla bien para no llamar mucho la atención prepárese cuando esté al lado de una de ellas. Sin aviso, ni malas intenciones, le dirá que su sabor es tan soso que no merece ser alegrado por la esencia del jengibre.

¿Aún quiere insistir con una de ellas? 


Entradas relacionadas:

3 comentarios:

Bufón dijo...

OH! Jengibre! Que lindo encontrar ese sabor, ese baile en la boca, con otra persona...
El crecimiento en la burbuja no es solo propio de las mujeres jedi, me atrevo a decirle, hay, por ahí vagando caballeros (no quiero decir Jedis porque... es cliché) que despiertan sin tener 5, 10, 15 años más, ese sabor...
Se lo digo desde mi experiencia; Ni ustedes, ni las sosas, ni los caballeros, ni los sosos estan seguros en todo momento de qué nos vamos a encontrar: "el que no arriesga no gana"
Hay que dar más seguido el "leap of faith", es la manera de buscarse gratas sorpresas.

humberto dijo...

Si quiero !!!!

Licuc dijo...

Bufón ¡qué buena descripción! Efectivamente el jengibre baila en la boca, en la lengua, en las papilas enteras.
Y sí, de lo único que se puede estar seguro es de la inseguridad, solo que con los años el que es consciente aprende a conocerse y a discernir lo que más le conviene.

Humberto, lo sé, ya estás al lado de una de ellas. ;)