lunes, octubre 31, 2011

Cambios y licuadoras emocionales


Absolutamente a todas las personas que conozco, y que me importan de algún modo, les están pasando cosas.

Nadie ha muerto aunque, todas y todos tenemos marcado ese destino al final del día, sin embargo atravesar cada jornada, cada semana y cada mes nuevo se ha convertido en un desafío. Por ésta época todas y todos somos responsables de licuadoras emocionales que sólo parecen tener velocidades altas.

Hasta donde sé el caos sólo es llevadero cuando existe un centro, cuando hay una base de la cual partir. Las últimas semanas, para mí, han sido momentos para recuperar recuerdos valiosos y confirmar certezas. En medio de momentos que esperaba vivir, pero que había olvidado bajo papeles amarillentos y cubiertos de polvo, volví a mi origen.

Las siguientes imágenes corresponden a una entrada muy antigua (porque en Internet el tiempo pasa mucho más rápido) que aún tiene vigencia y que me recuerda que nunca estoy sola, especialmente cuando necesito compañía.





0 comentarios: