lunes, diciembre 26, 2011

No todo puede ser New York: Boston - 1


El viaje sí comenzó en Nueva York, como empiezan muchos recorridos. La idea era conocer Salem, a pesar de que a Lina y a mí nos decían:

- Salem? But there isn’t anything there.

El fin de semana iríamos a Boston para que yo pudiera capturar con los ojos tanto como fuera posible en un lapso tan corto. Así, el inicio nos encontró en el tren, muy probablemente en la línea 7. 

Ryan, un amigo de Lina, era otro de los que planeaban visitar la Atenas de América y el culpable de que un viaje de mochileras se convirtiera en una experiencia tan divertida como placentera.

Las dos, dándonoslas de mujeres jedi pensábamos coger un bus para, cuatro horas más tarde, andar por las calles en busca de un motel barato donde pudiéramos quedarnos, empero todo salió de otro modo. 

Ryan, al saber que coincidiríamos algunos días, ofreció cambiar su habitación doble de hotel por una que tuviera dos camas grandes. Al parecer su madre era socia de uno de esos programas de tiempo compartido y tenía miles de puntos disponibles, listos para usar; su hijo estaba dispuesto a quitárselos de encima. Había indicios de que los mentados programas sí funcionan. Luego de llamar a Lina, Ryan le enviaría un mensaje de texto para que supiera a dónde llegar tras nuestro arribo a Boston.

0 comentarios: