miércoles, septiembre 12, 2012

Incertidumbre



Te recuerdo como las alas de los pájaros recuerdan la luz del amanecer y mis pensamientos vuelven a experimentarte del mismo modo en que los pétalos de las flores reciben las primeras gotas de rocío.

Ya no soy ella, los ojos que conociste y que alguna vez te miraron ya no están, tú tampoco existes, las puertas los dolores las ventanas y las lágrimas que dejaste atrás también te cambiaron.

Todo lo que vivimos ahora es una ilusión en este mundo nuestro, las pieles viejas ya no arden y las nuevas cada día están más lustrosas… y nosotros más fuertes.

Ya no me conoces y tampoco sé quién eres.

Hemos olvidado el camino que podría llevarnos a circunstancias que hoy son puras ruinas, nos basta con llevar encendido el candil de la historia para avanzar con fuerzas nuevas, destiladas y con sabor añejo.

Ahora no andamos lado a lado y las yemas de nuestros dedos se han olvidado mutuamente, ahora pintamos de otros colores los cristales de los recintos que habitamos y sabiamente ignoramos si las hojas de nuestros árboles volverán a mezclarse, entretanto nos concentramos en verlos crecer y esperar al verano.

0 comentarios: