miércoles, marzo 20, 2013

De uno de esos días en los que una se niega a soltar


Estás metido en mis huesos, en mis grietas, eres parte de mi pasado y también de mi presente, eres lo que huelo, lo que hiervo.

Cuando piensas en mí siento como si gritaras, entonces sacudo la cabeza para que la cordura se vaya a otras tierras donde la ilusión es lamento y el pensamiento emoción, allá donde respiro a través de la sangre, donde no creo en los finales definitivos, una tierra donde también soy señora de mi destino.

miércoles, marzo 13, 2013

Cartas al desconocido feliz ─ 2


¿Has pensado alguna vez en cuál de los dos es más raro? ¿Tú o yo?

A veces me duermo imaginando tus gustos, cómo te gustará ejercitarte, dónde te quedarías si fueras de vacaciones a una ciudad grande, ¿en un hostel o en un hotel chiquito?, porque no creo que le veas mucho sentido a gastar un montón de plata en un hotel sólo por el hecho de creerse famoso, grande y lujosos… luego éstas cavilaciones tienen efectos extraños, sueños encapsulados por ejemplo.

No me pasa a menudo, pero algunos sí recuerdo, esos en los que sueñas que sueñas, esos en los que te despiertas dentro del sueño y siguen pasando cosas, pero sigues sin darte cuenta de que estás soñando, o sea no estoy hablando de sueños lúcidos. ¿Me enredé? Si no logré hacerme entender pregúntame la próxima vez que nos veamos y te explico con más detalles.

Me voy. Sólo vine a decirte, a desearte que sueñes lindo y a contarte que anoche me dormí pensando en ti.

jueves, marzo 07, 2013

Día 7


En el día 7 la tentación me vuelve a acechar. Mis demonios internos aún no han pasado suficiente hambre como para debilitarse, sin embargo este tiempo de silencio me ha servido para reconocer las otras formas de pueden adoptar, por ejemplo cuando se visten de una ansiedad ridícula que me empuja a revisar mi correo electrónico cuando sé que nadie está por escribirme. Y esa es sólo una de las muchas formas que tienen de alejarme de actividades realmente importantes como meditar o de otras prescindibles, aunque útiles, como limpiar cada tanto la casa.



miércoles, marzo 06, 2013

Día 6


Creo que no hice ninguna observación particular en este día, quizás porque andaba distraída con él:

Señor Bonito, un día de éstos voy a darte pescado frito con especias acompañado de trozos de manzana, bueno, eso si te gusta el pescado. ;)

martes, marzo 05, 2013

Día 5

En el día 5 comienzo a entender el origen del hastío, pasar tanto tiempo en redes sociales equivale a comer pequeñas porciones de papas fritas varias veces al día todos los días. Por eso luego me ando quejando por sentir que de todo lo que hago sólo una pequeña fracción es realmente valiosa.

lunes, marzo 04, 2013

Día 4


En la mañana del día 4 tuve un sueño dentro de otro sueño, observé durante un momento el hastío y la inutilidad de querer ignorarlo visitando a cada rato redes sociales que tan poco tienen para mí. 

Este día también, de forma fortuita, recordé el fainá, La Portugalia y me volvió a doler muchísimo no estar en Uruguay, ese país caro, chiquito en donde no es raro que una recepcionista prefiera trabajar de mesera si le pagan más.

En el día 4 comprobé que es posible sacar un corcho de una botella vacía, sin romperla, lo experimenté hasta que las manos me quedaron adoloridas.

domingo, marzo 03, 2013

Día 3


El día 3 descubrí que una de mis cámaras fotográficas puede hacer las veces de binoculares.

sábado, marzo 02, 2013

Día 2

En el día dos recuerdo dos sueños pero no logro entender sus significados, sólo llego a hacer un par de conexiones entre ellos.

Cuando viene un impulso de volver atrás reviso una cuenta de correo a la que poco le presto atención. Encuentro un enlace a un video [Miles Davis - Flamenco Sketches] que me ha enviado un amigo experto en música. Entro en algo así como un trance durante casi diez minutos. Luego escribo el borrador de esto: 

Traqueteo constante de balas hechas de palabras, que sólo se concentran en un presente tan hipnótico que no deja espacio para la historia ni para el futuro, una ocupación vacía que aletarga, que te anestesia para que no sientas cómo el tiempo se escurre como ácido entre tus dedos, para que no descubras que en lo que no te gusta puedes descubrir dimensiones que amas, que me impide sentir el recuerdo futuro de la punta de tu barba de dos, tres días en la yema de mis dedos y no sólo la yema de los tuyos. 
Sí, tú podrías ser trompetista y podríamos conocernos en un club de jazz.

Concluyo que el Sr. Bonito también podría ser trompetista porque el tema me recordó que al final sí me gusta la trompeta.

Este día escucho esta historia:


Vuelvo a preguntarme si como humanidad estaremos siguiendo un camino demasiado enredado, rápido y tóxico para descubrir muy tarde que hay formas más sencillas y más armónicas, pero más exigentes de llegar al mismo destino.

Me doy cuenta de que falta menos de mes y medio para viajar a Brasil y pienso en que podría vivir sin pagar conexión a internet. Tal vez.

viernes, marzo 01, 2013

Día 1


En el día uno siento mucha tranquilidad. Este día también siento algunos impulsos para suspender mi experimento improvisado pero no son difíciles de controlar.

Viendo un programa de televisión descubro que Guillermo del Toro no es español y comienzo a hacerme un cuestionamiento viejo cuando aprendo qué es la digitoclarividencia. 

Me antojo de ver Cronos (1992).