miércoles, marzo 20, 2013

De uno de esos días en los que una se niega a soltar


Estás metido en mis huesos, en mis grietas, eres parte de mi pasado y también de mi presente, eres lo que huelo, lo que hiervo.

Cuando piensas en mí siento como si gritaras, entonces sacudo la cabeza para que la cordura se vaya a otras tierras donde la ilusión es lamento y el pensamiento emoción, allá donde respiro a través de la sangre, donde no creo en los finales definitivos, una tierra donde también soy señora de mi destino.

0 comentarios: