sábado, marzo 02, 2013

Día 2

En el día dos recuerdo dos sueños pero no logro entender sus significados, sólo llego a hacer un par de conexiones entre ellos.

Cuando viene un impulso de volver atrás reviso una cuenta de correo a la que poco le presto atención. Encuentro un enlace a un video [Miles Davis - Flamenco Sketches] que me ha enviado un amigo experto en música. Entro en algo así como un trance durante casi diez minutos. Luego escribo el borrador de esto: 

Traqueteo constante de balas hechas de palabras, que sólo se concentran en un presente tan hipnótico que no deja espacio para la historia ni para el futuro, una ocupación vacía que aletarga, que te anestesia para que no sientas cómo el tiempo se escurre como ácido entre tus dedos, para que no descubras que en lo que no te gusta puedes descubrir dimensiones que amas, que me impide sentir el recuerdo futuro de la punta de tu barba de dos, tres días en la yema de mis dedos y no sólo la yema de los tuyos. 
Sí, tú podrías ser trompetista y podríamos conocernos en un club de jazz.

Concluyo que el Sr. Bonito también podría ser trompetista porque el tema me recordó que al final sí me gusta la trompeta.

Este día escucho esta historia:


Vuelvo a preguntarme si como humanidad estaremos siguiendo un camino demasiado enredado, rápido y tóxico para descubrir muy tarde que hay formas más sencillas y más armónicas, pero más exigentes de llegar al mismo destino.

Me doy cuenta de que falta menos de mes y medio para viajar a Brasil y pienso en que podría vivir sin pagar conexión a internet. Tal vez.

0 comentarios: