viernes, octubre 11, 2013

Moverse en Brasil sin quebrarse

Uno de los retos de viajar dentro de Brasil es no salirse del presupuesto. El hospedaje en hoteles, el transporte y la comida a la carta pueden ser tan costosos como en Europa. Lo que sigue es un relato de cómo ahorrar un poco usando buses y metro en São Paulo y en Río de Janeiro.

interior estación metro rio


Los taxis en Brasil son obscenamente caros, en Río pueden cobrar algo así como US$ 0,50 por minuto, por eso es mejor andar ligero de equipaje para poder moverse por todas partes y utilizar lo menos posible este servicio. Al llegar y al salir de Sao Paulo es mejor hacerlo en horas valle. A las horas pico se le sale lo salvaje a la gente y difícilmente encontrarás un alma en estado de bondad para que te deje pasar con tu abultada maleta. Ya no hablemos de que te dé indicaciones. Si tienes experiencia de vida en otra ciudad enorme como México o Buenos Aires, allí te será muy valiosa. Haber usado otros metros también suma puntos, así no cuestionarás la importancia de saber en qué dirección debes ir antes de pasar un torniquete. Si ignoras este hecho es muy posible que debas regresar, pagar otro pasaje y comenzar el periplo de nuevo, pero quizás desde un sitio que está más lejos de ese que quieres alcanzar.

De Copacabana a la Rodoviaria de Río de Janeiro

Para ir de Copacabana a la rodoviaria sirven las rutas 126, 127 y 128 (pasaje R$ 3,10 = US$1,5)* que pasan en la avenida Nossa Sra. De Copacabana. En la misma avenida, a la altura de la Rúa do Perú, por ejemplo, también pasan unos buses azules con un letrero que dice Rodoviaria. Son una opción más cómoda para viajeros, en parte porque no tienen torniquete a la entrada y porque los conductores están acostumbrados –o preparados─ para lidiar con turistas confundidos. Aunque el pasaje sale casi por el doble comparado con los otros, vale la pena tomarlos. Te dejan al frente de la terminal de buses y te evitas mini crisis durante las que te convences de que no volverás a encontrar tu lugar en el mundo.

Para ir de Copacabana a la rodoviaria tomé la opción barata, la de los buses urbanos normales, no tanto por tacañería sino porque quería verle la cara auténtica a Río. Para completar este trayecto hay que ir hasta el final de la ruta (en los 126, 127 y 128) que es en un galpón, luego se camina hacia la derecha, se cruza una calle y al doblar de nuevo a la derecha aparece la terminal de buses.

Interior de la terminal de buses de Río de Janeiro.

Consejos extra: 


El metro de Río es perfecto para principiantes, no tiene interconexiones porque sus líneas son paralelas. Los buses ya son otra historia, es mejor tomarlos después de escuchar los consejos de los cariocas (naturales de Río de Janeiro).
Para viajar por tierra es muy importante saber cuál es la línea o la empresa que se usará. Con ese dato se puede preguntar en información dónde está la taquilla (bilheteria) para comprar el pasaje.


*Este precio es de abril de 2013.
La maleta es un diseño de Aha-Soft

0 comentarios: