miércoles, enero 18, 2017

Así conocí la lavanda

La lavanda para mí era un nombre, una ilustración, un olor sintético antes de que la viera en vivo.

Aunque me gustaría poder decir que la primera vez que vi una planta viva de lavanda fue mágica, estática y maravillosa lo cierto es que su espíritu es tan sutil que tuve que pasar a su lado varias veces antes de ser consciente de su presencia. Me parece que fue en una primavera austral, en un patio grande, muy abierto, cuando una de sus flores logró llamar mi atención.

Mi suegra del momento le pidió a su hija que cortara una flor y la pusiera debajo de la almohada de su nieto bebé. Decía ella que eso le ayudaría a dormir mejor. Luego vi la flor de color lila pálido en la mano de la que era mi cuñada y luego cambiamos de tema.

El tiempo pasó y en un viaje de un día a una ciudad que me cautivaba con sus historias de castillos y alquimia volví a verla. De un modo más cercano pero también fugaz. Mi pareja de la misma época, quiso hacer un plano cerrado de una abeja visitando flores. En ese momento estaba más interesada en la similitud que hay entre las palabras “marisquería” y “whiskería”, por lo que no le presté mucha atención al jardín. Luego guardé las fotos de ese día, las que tomó él y las que tomé yo, y sólo volvería a observarlas, con ojos de botánica aficionada, años después.

Aquí entra en escena Mick Jagger


Habían pasado varios años desde que había dejado el paisito. Resignada, me acostumbré a la falta de estaciones y aprendí a identificar el momento aproximado del año en el que empieza la cosecha urbana de cerezas. Pero nunca dejé de observar los jardines anhelando encontrar una lavanda. No sé cómo sabía que la reconocería pero lo sabía. No era experta, tampoco ahora, sólo sé que algo me decía que cuando la encontrara sabría que era ella.

Muchas veces recordé la lavanda viendo una planta ornamental, también de flores en espiga y tonos violáceos, en los jardines bogotanos, pero aunque bella no era ella. Sus hojas son más oscuras, más duras y nada aromáticas, al menos no para la sensibilidad de mi nariz. Pasaron años hasta que la encontré a la vuelta de mi casa.

Mi mejor amigo estaba por venir a la ciudad para ir al concierto de los Rolling Stones, por lo que me había pedido que lo dejara quedar en mi habitación de huéspedes. Agradecida con la oportunidad de salir de mi zona cómoda, así fuera sólo por unos días, me metí en el papel de la anfitriona ejemplar.
Fui a buscar pan para el desayuno de ambos y de camino pasé por una tienda pequeña en la que venden plantas, tierra, macetas, pero que no acabo de llamar vivero porque también venden jabones para la buena suerte, incienso, billetes de lotería y además reciben el pago de servicios públicos. Ella, la planta de lavanda que tengo en casa, estaba en la puerta, luciéndose, coqueteándome. Pasé a su lado y sentí un sobresalto.

Compré el pan y me quedé pensando en ella. No lo creía posible. Era demasiado fácil y demasiado conveniente. La lavanda no es nativa de América ni mucho menos de Colombia, pero qué importaba, ya estaba hipnotizada por su presencia. Me devolví a esa tienda a la apenas había entrado un par de veces a comprar tierra para otras plantas.

Pregunté cómo se llamaba y la dueña del negocio dijo que era una citronela. Evité contradecirla, tampoco estaba segura de mi hallazgo. Pregunté cómo se cuidaba y el precio. La pagué y me la llevé. No podía creerlo. Tenía una lavanda y la había encontrado en el barrio vecino al mío.

Llegué, busqué en internet y confirmé que las plantas que suelen ser llamadas citronelas tienen un aspecto muy distinto, incluido un tipo de geranio que también tiene su parte en esta historia.
Comparé el olor de mi planta con el de unas flores secas que me había traído de España una amiga y con otras que compré en Berlín, envié correos con fotos a amigos interesados en la lavanda y todos, sorprendidos, confirmaron mi hipótesis. Ellos fueron los primeros en pedir las suyas, que encargué a la señora de la tienda y luego repartí..

Los polvos de la verdad


Un amigo me dijo una vez que pareciera como si usara polvos de la verdad, un invento como los que le dan a James Bond para completar sus misiones. Según él tengo la capacidad de extraer información confidencial sin siquiera proponérmelo, y quizás sea así.

Un día, en un episodio que contaré en otra historia, necesité tierra para tratar de rescatar un esqueje de geranio y, como no tenía, me fui al negocio de la señora que me vendió la lavanda. Mientras estaba ahí y sin hacerle muchas preguntas, sino más bien contándole que mi planta estaba grande, hermosa y fuerte, me contó que quien se la había vendido había traído las semillas de México y las había germinado acá. No pregunté cómo se llamaba pero de todos modos me dio el nombre, tampoco quise saber en dónde la había comprado pero igual me lo dijo. Así encontré los datos de quien, sin proponérmelo, ahora es uno de mis maestros.

No hagas planes, la Divinidad se va a reír de ellos


En una visita no planeada a mi mamá, pues se había enfermado repentinamente, acordamos ir al mercado de plantas de Paloquemao. Estando allí busqué al hombre que me había mencionado la mujer de la tienda del barrio, hablé con él y terminé inventándome un negocio en el que yo también vendería plantas de lavanda pero agregando valor, pues los negocios de intermediaria simple, en los que compras barato para vender caro, no me llaman la atención. Entonces empezó la etapa de investigación.

Ya tenía identificada la variedad de lavanda que estaba cuidando desde hacía meses: Lavandula dentata, una de las conocidas como lavanda francesa. Seguí hurgando hasta entender las diferencias entre esta y otras como la stoechas y la angustifolia, antes conocida como officinalis. Observé cómo se comportaban sus hojas ante la falta de agua, revisé artículos de jardinería y libros que indicaban sus usos mágicos y las leyendas que hay en torno a la lavanda en general.

Recordé que el año anterior había encuadernado a mano y con tela unos libros que me habían pedido por encargo. Hice una edición expresamente para vender la lavanda con una tela linda que guardaba desde no sé hacía cuánto y empecé a ofrecerlas a través de mi página de facebook.

El comienzo fue tímido y hoy, todavía, es una actividad de movimientos lentos, pero como nunca hice planes para hacerme rica vendiendo plantas de lavanda no me importa. Autodenominarme la Señora de la lavanda y sentir que a través de mí esta plantita maravillosa llega a las casas de personas sensibles alegra mis días. Además es lindo recibir correos con preguntas de quienes han comprado alguna y quieren saber cómo pueden cuidarla mejor.

Si no me quieres mejor ni me mires


La lavanda, en general, es una planta muy sensible. Responde de forma casi instantánea al humor de quienes están cerca de ella. He visto que resiente la soledad, así tenga suficiente agua y luz, por lo que no le sobra un regaño o un llamado de atención cuando agacha las hojas de forma dramática. Poco después se la encuentra animada y erguida, como diciendo “gracias por reconocer mi presencia”.

Del carácter sensible de la lavanda también sé por la experiencia de una amiga dueña de un negocio, que dejó a la vista una plántula de lavanda inglesa y que, luego de ser admirada y tocada por un cliente, empezó a decaer hasta morir. Con esta variedad no tengo mucha experiencia, pero estoy en el proceso de aprender después de que mi maestro me ayudara a germinar algunas semillas que traje de Austria. Tengo una pequeña guardería de plantas bebés que algún día llegará a ser un matorral disperso en varias casas y fincas.

El mensaje del deva de la lavanda


Al espíritu que cuida una especie se le puede llamar elemental, deva, duende o como se quiera. A mí me gusta la palabra deva por lo que leí en Comunicación con los ángeles y con los devas*, un libro en el que Dorothy Maclean se refería con esta palabra a estos seres.

Al vivir al lado de la lavanda he aprendido que es una planta sutil, delicada e inspiradora, que me ayuda a valorar lo que tengo alrededor y a hacer los cambios que necesito, sin distraerme pensando en lo que no me hace falta. Esta planta ha traído gozo y sensibilidad a mi vida.

Hace semanas, cuando preparaba uno de los encuentros herbales en los que, junto a mi socia, transmitimos a otros el conocimiento que hemos acumulado en torno a las plantas, se me antojó meditar concentrándome en este ser etéreo. El texto que sigue es lo que percibí:

Limpio los ambientes, el espacio, los pensamientos de energías negativas y residuales.
Ayudo a los seres humanos a evolucionar con mi aroma, con mis rezos.
Limpio el corazón de las personas de energías negativas, por eso doy tranquilidad y calma.
Ayudo a dejar en el pasado lo que debe estar allí, por eso ayudo a valorar el presente, a dejar atrás el dolor y a tratar la depresión causada por los duelos.
Sentimos el amor de las personas, por eso somos tan sensibles. No nos gusta estar en casa de quienes no nos aprecian y preferimos estar al aire libre para crecer sin restricciones.
Amamos la luz, ADORAMOS la luz. Somos mediterráneas las lavandas. Nos llevamos bien con el romero, por eso nos gusta confundirnos con él aunque no somos tan resistentes. Él es más protector, más guardabosques.
Como todas las plantas usamos la energía de los pensamientos de los humanos para crecer y prosperar, por eso es tan importante que ustedes nos conozcan y nos respeten, y les enseñen a sus hijos desde niños la importancia de cuidarnos, así como lo hizo tu mamá contigo, porque cuando llegan a adultos sin saber éstas cosas es más difícil crear un cambio de consciencia.

Sí quizás esté chiflada, al fin y al cabo chiflado es sinónimo de herbolario, así que no creo estar tan lejos de mi camino verdadero.

*En este libro también hay un mensaje recibido del deva de la lavanda junto a otros provenientes de otras plantas.

La canción que me sirvió para sintonizarme con el mood que sentí antes de escribir este texto es Such great heights en la versión de Iron & Wine.

0 comentarios: